3 ideas originales para una habitación infantil
Los niños pasan gran parte de su tiempo en su habitación y por este motivo debe ser una estancia dirigida al descanso, a una buena organización, al juego, al estudio y sobre todo, a que se sientan acogidos dentro de su refugio. Un dormitorio infantil debe tener algunas ideas básicas en su decoración para que se cumplan todos estos requisitos, ¿quieres conocer tres de ellas? ¡Sigue leyendo!

La cama

La cama es el aspecto principal a tener en cuenta ya que los niños crecen y las cunas van quedando atrás dando paso a las camas de 140 cm cuando el niño alcanza los dos años. También existen cunas evolutivas de este tamaño que pasan de cuna a cama y que te aconsejo porque te olvidas del cambio de cama durante un buen tiempo.

Si la habitación es compartida será buena idea ahorrar espacio por lo que las cama nido o las literas son la mejor opción. La cama que elijas para la habitación de tu hijo debe estar acompañada por un colchón estable y resistente para que acompañe a un buen desarrollo físico del menor a medida que va creciendo.

Zona de estudio / juegos

En un dormitorio infantil debe existir una zona de juegos y una zona de estudio y además, deben estar bien diferenciadas, siendo la zona de juego la que esté más alejada de la cama y la zona de descanso. En cada una de las zonas deberá haber muebles de almacenamiento para que todo esté siempre bien recogido y ordenado.

3 ideas originales para una habitación infantil

Los colores

Los colores aportan sensaciones y los niños necesitan sentirse bien todo el tiempo para poder tener un buen estado de ánimo para ello te aconsejo que los colores de su habitación tengan tonos claros. Sin duda me decanto por el verde y azul pastel ya que les ayudará a estar relajados y a dormir mejor, aunque una buena idea también es introducir colores enérgicos que les de vitalidad como el naranja o que les potencie la concentración como el amarillo, ideal para el estudio.

Es importante que si usas colores muy vivos como el rojo no te pases o los utilices mejor con los detalles y/o accesorios, además nunca utilices más de tres colores o darás una sensación de sobrecarga a la estancia.