Acolchados capitoné en decoración
Cada vez son más las ideas que el amplio mercado de la decoración pone a nuestra disposición para que los Interiorismos de nuestro hogar se conviertan en espacios únicos y especiales que se adapten a la perfección a los gustos y al estilo de cada uno.

Ya hemos visto algunas de las ideas más originales para los revestimientos como las paredes de pizarra o imantadas y otras más elegantes como los recubrimientos con piedra o los papeles pintados, por ejemplo, y hoy queremos traeros la idea más chic con diferencia: Las superficies acolchadas.

Se trata de una idea nada novedosa que no obstante ha vuelto a ponerse a la última, y es que si bien podrían recordarnos a las glamourosas superficies del pasado siglo de antiguas estas no tienen nada.

Acolchados capitoné en decoración
Para que nos entendamos, este tipo de tapizados capitoné (que recuerdan al estilo chester) están compuestos por una tela de tipo polipiel mullidita gracias al relleno interior y con unos coquetos botones colocados de forma simétrica a lo largo de toda la superficie que ocupa el panel en cuestión.

Ahora bien, ¿dónde utilizar este tipo de paredes? Lo cierto es que por muy bonitas que sean estas superficies colocarlas en un lugar equivocado puede hacer que pierdan todo el encanto.

A día de hoy, no obstante, son ampliamente utilizadas en decoración para cubrir paredes al completo (en estancias bastante grandes), como protagonista de los cabeceros más chic en estancias de distintos estilos (vintage, minimalistas, etc.), en los sofás y sillas y hasta como revestimiento en cualquier tipo de mueble como baúles o puertas de armarios, por ejemplo.

Eso sí, no abuses de este acabado más de lo imprescindible y limítate a otorgar el protagonismo a una sola pieza o superficie si no quieres que la estancia parezca una de aquellas habitaciones acolchadas de manicomio.