Adiós a la decoración navideña ¡hasta la próxima Navidad!
Cuando pasan los Reyes Magos por los hogares las fiestas ya han tocado su fin por lo que la decoración navideña debe ser recogida con cuidado y con el mismo cariño que cuando la pusimos. Quitar la decoración navideña puede ser una tarea ardua porque normalmente cuesta mucho guardar el árbol dentro de la caja, las figuras, las guirnarlas, etc. Pero muchas veces es mejor la maña antes que la fuerza, por lo que la paciencia y el buen hacer serán tu mejor aliado.

El momento de quitar la decoración navideña dependerá de cada tradición familiar, porque hay quienes quitan la decoración la noche de Reyes, otros el seis de enero, otros el siete y también hay otro colectivo de personas que prefieren esperarse unos días más para seguir disfrutando de la decoración… pero antes o después tendrás que decir adiós a la decoración navideña ¡hasta la Navidad siguiente! El momento lo decidirás tú, pero te voy a dar algunos consejos para que cuando llegue el momento sea más fácil y llevadero para ti.

Primero el árbol

Puede que quitar el árbol sea algo tedioso pero no podemos negar que lo hemos estado disfrutando durante bastantes semanas. Ahora toca quitarle las tiras de espumillón, las luces y las figuras (por ese orden) y guardarlo todo en cajas para que el año siguiente lo podamos tener todo de nuevo bien colocado y guardado ¡así no necesitarás comprar más adornos! Recuerda guardarlo todo en cajas con papel dentro o con plástico de burbujas para que no se estropeen las figuras.

Adiós a la decoración navideña ¡hasta la próxima Navidad!

Después el Belén

Si en tu casa pusiste un Belén de Navidad también tendrás que guardar todas sus figuras bien envueltas en papel de periódico en cajas para que no se estropeen y así que en la próxima Navidad las puedas tener como nuevas. Si en tu Belén de Navidad pusiste musgo, piñas secas y elementos naturales te aconsejo que lo guardes en otra caja diferente para tener un mayor orden y que los elementos se conserven mucho mejor.

Y por último, el resto de la decoración

Por último tendrás que quitar el resto de la decoración que hayas podido poner por tu hogar como espumillones por las paredes, muñecos de navidad, adornos en las ventanas, las coronas navideñas… y deberás guardarlo todo bien en cajas, todo bien ordenado y con el nombre en una etiqueta fuera de la caja para que sepas qué hay dentro antes de guardarlo en el trastero.