Adornos de Navidad en fieltro
En apenas un mes nos encontraremos en plenas fiestas navideñas. Según un estudio realizado por una conocida marca de bricolaje, el 83% de los españoles decoran sus hogares para recibir a estas fechas especiales. Para aquellos que formen parte de este porcentaje, existe una manera muy sencilla de dar al hogar ese toque con aroma a Navidad. Se trata de confeccionar adornos simples a partir de un material muy económico: el fieltro, cuyo precio oscila alrededor de los 3 euros por metro, aunque también se vende en packs de doce colores a unos cinco euros.

Estos ornamentos pueden usarse para decorar el árbol de Navidad, convertirse en broches para regalar, pasar a ser adornos para las mesas, disfrazar a los niños, etcétera. Además, el grado de dificultad dependerá de la figura que desees hacer. Para su confección se necesita únicamente fieltro, un poco de algodón, aguja, hilo, accesorios variados para su decoración y una pequeña dosis de creatividad.

Adornos de Navidad en fieltro
Podemos comenzar con adornos muy simples cuya base es de un solo color. Aquí englobaremos todas aquellas figuritas de Navidad que cuelgan del árbol. Estrellas, campanitas, bolas, corazones, abetos, bastones, botas… Dibújalas o imprímelas sobre un papel o cartón y recórtalas para obtener la plantilla. Una vez hecho esto, delinea con un lápiz su contorno sobre el fieltro plegado para así obtener dos figuras idénticas. El tercer paso será coser ambas caras del fieltro con puntadas al ras del borde, rellenándolas con un poco de algodón para que queden en relieve. Después, sólo habrá que lacrar la decoración con todo lo que tu imaginación pueda crear. Usa purpurina dorada, spray blanco que imite la nieve, botones (por ejemplo, haciendo las veces de bolas del árbol), cascabeles para las campanas, dibujos en hilo de otros colores, algodón (quedará muy bien sobre la bota), espumilllón, gomas o incluso formas hechas de otros tonos de fieltro. Una vez creadas, puedes coserles un cordel o cinta de seda y colgarlas del árbol. Son tan rápidas de fabricar que obtendrás varias en muy poco tiempo. Confeccionarlas con la ayuda de tus hijos y dejar que sean ellos quien encuentren el mejor sitio para instalarlas será una actividad de lo más entretenido y navideño.

Sin embargo, también existen figuras mucho más elaboradas que requieren un poquito más de esfuerzo y pueden usarse para regalar a los seres allegados. Es el caso de los Papá Noeles, angelitos, muñecos de nieve o renos. Para hacerlos, necesitarás fieltro de más colores (4 ó 5) y unas plantillas o moldes con la figura que desees. Una vez tengas cada parte confeccionada por separado, hay que coserlas de forma superpuesta. Por ejemplo: para el angelito necesitarás coser su tronco a la cabeza, zurcir los brazos por delante y las alas por la parte de atrás. Por último, dibujar los rasgos de la cara con puntadas de hilo. Por lo cual las figuras, más o menos simples, serán fácilmente combinables dando lugar a los más pintorescos adornos de Navidad.

Adornos de Navidad en fieltro

Del mismo modo, se pueden hacer unos cuernos de reno que serán fijados con pegamento fuerte a una diadema ordinaria para disfrazar a los pequeños o un gorrito de Santa Claus. Otra idea muy dulce es confeccionar una bota de fieltro de gran tamaño y usarla para guardar todo tipo de golosinas y caramelos.

Con estas sencillas manualidades y un poco de fieltro, adultos y niños disfrutarán creando formas variadas mientras se preparan para una de las épocas más familiares y entrañables.