Ahorrar espacio en la habitación infantil
Cuando hablamos de la decoración de interiores, son muchos los conceptos que se unen para lograr el ambiente ideal: colorido, funcionalidad, estética, calidad… Pero si aún encima hacemos referencia al cuarto de los más pequeños, hay un concepto que tiene que primar, casi por encima de todos los demás, y ese es, además de la seguridad y el descanso, que cuenten con un buen lugar donde puedan llevar a cabo tanto sus tareas escolares como de ocio.

Es por este motivo por el que hoy quiero traerte una propuesta que pueda ayudarte a ahorrar espacio en la habitación infantil, y podrás ver cómo se conjugan todos esos conceptos de los que antes te hablaba, además, te será muy válida si el dormitorio va a ser para compartir por dos niños o, si en ocasiones, quieres contar con una camita de más para las visitas de familiares o amigos.

Como podrás ver en la imagen, hablamos de un cuarto de dimensiones bastante reducidas pero en el que, gracias a los nuevos diseños de muebles, puede ofrecerle a los más pequeños de la casa toda la funcionalidad imprescindible. De un modo muy singular, la cama principal se encuentra “escoltada” por una pequeña cajonera, que hace las veces de cómoda y mesilla de noche, y a su vez, ambas piezas forman la parte inferior de un puente, sobre el que descansa la cama superior, a la que tendrán acceso por una divertida escalera lateral. Esta estructura tan bien ideada se completa con un escritorio al otro lado del puente, pieza fundamental en un dormitorio y que le será tan útil durante diferentes etapas de su vida.

La elección del color blanco para este dormitorio, es fundamental no sólo por la sensación de amplitud que este color aporta, sino porque te facilitará mucho la tarea de adaptar la decoración a las etapas de crecimiento del niño, en las que sólo tendrás que ocuparte de los accesorios decorativos más acordes con su edad.