Ahorrar espacio en una cocina pequeña
En una casa, la cocina es una estancia imprescindible por motivos lógicos, lo que ocurre es que hubo un tiempo en que se empezó a dedicar a este espacio muy pocos metros cuadrados, algo que a mi parecer no es muy recomendable puesto que necesitas una buena dispersión y ventilación de vapores, mucho espacio para almacenamiento y, por el lado social, es bueno mantener la costumbre de comer en familia.

En cualquier caso, si tu piso tiene una cocina reducida y no puedes tomar metros de una sala contigua, no te quedará más remedio que amoldarte al sitio del que dispones y amueblarla del modo que mejor se adapte y te resulte más práctico y funcional, pudiendo obtener como resultado un lugar ameno, entrañable y que te permita tener todo a mano, que es un factor muy importante a la hora de cocinar.

En primer lugar, lo más socorrido es optar por pintar, alicatar y amueblar utilizando siempre las tonalidades más claras de la paleta de color, que no tiene porque ser todo del mismo colorido sino que puedes hacer diferentes combinaciones que te permitan acaparar más claridad y que resulten muy coquetas; del mismo modo, no hay por qué recurrir siempre al blanco, puesto que tienes gran diversidad de tonos pastel que te ayudarán a lograr el mismo efecto y que resultan muy serenos y nada cansinos.

En cuanto a la elección del mobiliario para almacenar todo tipo de útiles de cocina, en estos casos en particular es preferible optar por alacenas con puertas aunque puedas añadir algún estante como recurso decorativo, pero lo importante es que puedas amontonar sin que esté a la vista de los demás. Por último, si no sois muchos de familia, la opción de poner una barra en vez de la mesa es una solución muy práctica, porque además también podrás utilizarla como encimera mientras cocinas.