Cómo ahorrar tiempo mientras limpias la casa
En las vidas ajetreadas que llevamos diariamente es difícil sacar tiempo para limpiar el hogar, pero cuando se piensa un día a la semana y se saca tiempo suficiente, en ocasiones no es productivo porque no sabemos emplearlo bien. Entonces, ¿cómo se puede ahorrar tiempo mientras se limpia la casa y que al mismo tiempo sea algo productivo? Es muy importante la organización y el buen hacer, pero si quieres algunas estrategias infalibles para conseguirlo, no pierdas detalle.

Se empieza antes

La tarea de la limpieza se empieza antes de ponerte a limpiar y antes de coger la escoba. Durante la semana tendrás que tener unos hábitos de limpieza adecuados para que no se acumule la suciedad. De este modo poco a poco todo estará “más o menos limpio” y podrás aprovechar mejor el tiempo “el día oficial de limpieza en casa”.

Sin distracciones

Las distracciones puede hacer perder el tiempo incluso hasta las personas más profesionales. Si necesitas cuatro horas para limpiar tu casa y además te distraes con otras cosas como el WhatsApp, el Facebook o llamadas personales… estarás alargando el tiempo de trabajo de casa. Por eso deberás optimizar tu rutina mediante la eliminación de todas las distracciones posibles. Apaga el teléfono móvil y hasta que no acabes de limpiar no lo enciendas de nuevo.

Cómo ahorrar tiempo mientras limpias la casa
Así mismo apaga el ordenador, la televisión o cualquier cosa que pueda distraerte… en cambio si quieres poner música para bailar mientras limpias… ¡eso claro que está permitido!

Haz primero las cosas más fáciles

Puedes hacer las cosas más fáciles primero porque de esta manera estarás adelantando el trabajo casi sin darte cuenta, así cuando llegues a las zonas más “complicadas” estarás más motivado para acabarlo todo. Por ejemplo puedes empezar por el comedor, la sala de estar o la oficina y dejar la cocina y el baño para lo último.

Pon el lavavajillas

Si tienes un lavavajillas es para utilizarlo por este motivo llénalo para poder ahorrar energía y tiempo en la limpieza. Incluso puedes poner un lavavajillas para que limpie sin esfuerzo y aprovechando el tiempo al máximo: cepillos pequeños, jaboneras, filtros de campana y lo que veas que pueda limpiar esta máquina.

Limpiar la ducha a diario

No conozco a nadie que disfrute limpiando la ducha o la bañera y menos cuando está muy sucia. Pero si tienes la bañera sucia es porque en casa no se ha tenido el cuidado de limpiarla cada día. La manera más fácil de reducir la frecuencia de limpiar la bañera y la ducha es animando a toda la familia a que cada vez que usen la ducha o la bañera limpien por encima los restos de jabón y champú. Si se sigue este consejo podrás conseguir pasar de limpiar la ducha o la bañera de una vez a la semana, a una o dos veces al mes, ¡vale la pena!