Aislamiento acústico del hogar
El tráfico, los ruidos de la calle, los escándalos de tus vecinos… A pesar de que para algunos puede parecer un capricho, aislar acústicamente el hogar es en realidad una idea genial: harán de tu casa un lugar muy acogedor e ideal para el relax, el confort y la intimidad.

¿Estás harto de no poder descansar como te gustaría por culpa de la cantidad de ruidos de tu entorno? Entonces atiende unos minutos a lo que te contamos, busca a buenos profesionales especializados y convierte tu hogar en un lugar más tranquilo.

Como era de esperar, la insonorización de los hogares requiere trabajos y materiales específicos que suponen una importante inversión de dinero por nuestra parte… Con el tiempo, no obstante, podemos asegurarte que no te arrepentirás de haberlo hecho.

A pesar de que existe un tipo de insonorización casi total (anecóica), lo más habitual es realizar un aislamiento acústico parcial (-20/-60dB) que absorberá prácticamente todas las frecuencias agudas, la mayoría de las medias y también el máximo de frecuencias graves.

Para hacerlo se suele construir una doble pared sobre tus muros de base: en centro del espacio se colocará una cámara rellena de aire, espuma y lana de roca que evitará la propagación o intrusión de los ruidos. Estos materiales, por cierto, son unos de los considerados como más altamente absorbentes a nivel acústico.

Lo mismo deberás hacer en ventanas, suelos (tarimas) y techos (rellenos de fibra), que para ser del todo efectivos deberán estar perfectamente sellados.

Por supuesto, la insonorización no solamente supondrá que tú no te veas perjudicado por los molestos ruidos externos sino que además tú tampoco molestarás a tus vecinos con los tuyos propios… ¡Podrás convertir tu salón en un cine o en una sala de conciertos sin preocupación alguna!