Cómo aislar tu casa de ruidos exteriores
Cuando estamos en casa nos gusta que haya tranquilidad y que los ruidos exteriores no nos molesten, especialmente por las noches para poder dormir bien. Si vives en una zona ruidosa, esas molestias pueden convertirse en una verdadera pesadilla, por lo que conviene saber cómo puedes aislar tu casa de todo ese ruido y lograr esa calma tan necesaria en el interior del hogar.

Acabar totalmente con los ruidos exteriores no es fácil, pero sí que se pueden disminuir y que prácticamente pasen desapercibidos, especialmente cuando te acostumbras. Tu casa es tu refugio, el lugar en el que mejor y más seguro debes sentirte, así que es importante que evites los ruidos externos, al menos en la medida de lo posible. Veamos de qué manera puede hacerse.

Ventanas adecuadas

Elige unas ventanas que sean a prueba de ruidos, en este caso sin duda merecerá la pena invertir más dinero y asegurarte el máximo silencio posible. Está claro que no es posible aislarse totalmente de ruidos si vives en un edificio donde hay vecinos, pero con las ventanas adecuadas al menos pierdes esa invasión extra que viene de la calle.

Cómo aislar tu casa de ruidos exteriores
Poner ventanas especiales es muy importante, ya que de nada te vale que las paredes tengan materiales aislantes si te entra todo el ruido por las ventanas. Puedes complementarlas con un sistema de perfiles de calidad que impida filtraciones de aire, lo que aislará aún más el ruido exterior ya que se filtra por el aire. El vidrio debe tener un espesor de al menos 6 mm para poder cumplir con su función aislante con eficacia.

Aislar el resto de la casa

– Paredes: para aislar las paredes, lo más habitual y recomendable es colocar una doble pared en algún material ligero, por ejemplo el yeso laminado. Entre ambas debe ponerse un material aislante, siendo los más habituales lana de roca o fibra de vidrio.

– Techo: si tus vecinos de arriba son demasiado ruidosos y molestos, tu mejor opción es aislar el techo para minimizar esa invasión. En estos casos se instala un falso techo sobre el que se ponen varias capas de material aislante. Hay que tener cuidado con los agujeros para las lámparas, ya que mal hechos pueden estropear el aislamiento.

– Suelo: también existe la posibilidad de aislar el suelo, principalmente para reducir el ruido que nosotros mismos generamos al pisar, con cosas que se caen o al mover muebles. Lo mejor es colocar un doble suelo y entre medias un material aislante.