Amueblar el cuarto de la ropa
Quien me conoce sabe que uno de los aspectos que más valoro en la decoración de interiores es la funcionalidad, ya que la considero totalmente imprescindible para que nuestra casa sea ese lugar idóneo capaz de alejarnos del estrés diario y que contenga todo aquello que nos permita desconectar y lograr un ambiente de descanso y relajación, algo que es imprescindible para mantener el equilibrio entre cuerpo y mente.

En este sentido siempre he destacado la importancia que los armarios tienen en una vivienda ya que son una pieza fundamental para llevar a cabo el orden necesario que evite la aglomeración de ropa de diferentes temporadas e incluso la buena conservación de la misma. Dentro de esta línea yo también destacaría lo ideal de contar con un cuarto para la ropa, una pequeña habitación que mucha gente tiene destinada para la plancha.

Lo que en un principio puede parecer pertenecer a un piso de lujo no es más que uno de tantos cuartos que algunas personas utilizan como habitación de almacenaje, tipo trastero, y que se puede amueblar y utilizar con un fin mucho más beneficioso que ése, ya que obtendrás un cuarto para la ropa que te facilitará el trabajo de la colada a nivel secado, plancha y almacenamiento, todo si sabes cómo amueblarlo correctamente.

Lo ideal es contar con una pared destinada a un armario para ropa de casa, donde poder guardar sábanas, mantelerías, etc., además de destinar otra para estantes donde colocar ropa que vayas doblando, así como productos de planchado, las cestas que utilices para repartir por las habitaciones y demás artículos que consideres necesarios. También es importante que cuentes con alguna barra donde dejar que las camisas se vayan secando, notarás cómo disminuye el trabajo de la plancha, ya que muchas de ellas necesitarán poco más que un retoque. Posiblemente necesites un deshumidificador instalado permanentemente en este cuartito.