Amueblar un salón comedor de estilo industrial
El estilo industrial es de los más atractivos para la gente joven (y no tan joven) que sueña con un espacio amplio en el que poder gozar de total libertad e independencia. Un estilo en el que el continente juega un papel casi tan importante como el contenido, ya que entre ambos logran ese ambiente único tan característico y ansiado por los espíritus libres.

Decorar una estancia de estas características te permite mezclar objetos de lo más variado, siempre y cuando lo hagas con el gusto y la ubicación que lo conviertan en algo atractivo y muy personal. Un ambiente en que puedan convivir artículos de diferentes estilos, épocas y lugares y que el resultado final sea un ambiente que te invita a disfrutar por completo del entorno creado. Del mismo modo, suelo y paredes también permiten algunas licencias que quizá en otro tipo de hogar no se verían del todo adecuadas.

Cemento y ladrillo al aire, así como vigas a la vista, a través de las cuales podemos ver las cañerías, son algunas de esas libertades de las que solo el estilo industrial se puede beneficiar. Detalles urbanos como grafitis o enormes letras que recuerdan un cartel de discoteca son algunos de los detalles que puedes añadir a tu zona de estar para magnificar esa sensación de espacio libre. Dada la altura que estas construcciones suelen tener, crear un salón comedor a dos alturas es una opción muy válida en este estilo.

Una manera muy particular de dividir ambos espacios y poder disponer de cada uno de ellos en función de tus necesidades de cada momento. Dada la amplitud del local, podrás gozar de artículos tan decorativos como divertidos, como es el caso de los futbolines de los que hablábamos hace unos días. Detalles que contribuyen a que tu casa sea ese lugar en el que te gusta vivir por lo mucho que dice de ti.