Apartamento con pocos metros, funcional y elegante
Hoy quiero demostraros que para tener una casa especial y bonita no se necesitan metros y metros cuadrados. Y si no, echadle un vistazo a las fotos de este apartamento de Wejherowo, en Polonia.

Tiene solamente 86 metros cuadrados repartidos en dos dormitorios, un salón con cocina americana, un baño, pasillo y vestidor, y constituye el ejemplo perfecto de cómo se puede maximizar el espacio al tiempo que se dota a los ambientes de elegancia y funcionalidad a un tiempo. ¿Los responsables del éxito? El estudio Michel Design.

El color, un recurso especial

Apartamento con pocos metros, funcional y elegante
Uno de los recursos que los diseñadores, Helena y Adam Michel, de Michel Design, utilizaron para crear el interiorismo especial del apartamento fue el color. Así, combinaron colores atemporales y neutros como el blanco y el negro, con tonos cálidos de violeta y verde.

Apartamento con pocos metros, funcional y elegante
El color sirve también para delimitar el espacio entre la cocina y el salón, ya que la única separación física que existe entre ambas es una barra de desayunos con unos taburetes para sentarse. Así el verde y el blanco son los colores dominantes en la cocina, mientras que en el salón mandan los tonos neutros: blanco, beige, topo…

En cuanto a los muebles, los diseñadores compaginaron piezas de diseño con otras más sencillas, logrando un efecto espectacular. Cobra gran importancia la iluminación, el poder decorativo de las lámparas, muy contemporáneas.

Elegancia y funcionalidad

Apartamento con pocos metros, funcional y elegante
El apartamento cuenta con otras dos habitaciones: un estudio y un dormitorio. El primero es moderno y funcional, con el blanco y el azul como colores estrella. En el dormitorio mandan los tonos suaves, pero con carácter: marrones, rosas, beige… Toda una muestra de delicadeza que no pierde su personalidad.

Y, por último, en el cuarto de baño se combinaron varios elementos: los revestimientos del suelo y la pared, de color beige, contrastan con el color morado de una parte de la pared, y con el panel de chapa de madera oscura. El efecto que consigue esta combinación de colores y materiales es exquisito. Se eligieron muebles blancos para acentuar el contraste.