Aprende cómo traer el “cine” a casa

Si eres de los que les gusta ir al cine, pero por sus altos precios o tu disponibilidad de horarios no te es posible ir a menudo, te recomendamos reservar un rinconcito del hogar para dedicarlo a esta bonita afición. Podrás verlas solo o con los seres queridas y pasarás tardes en esta sala o rincón de cine en casa que podrás recrear de mil maneras diferentes. ¿Cómo? Con una pequeña adaptación de los espacios, algo de creatividad y un puñado de ideas. Después, sólo tendrás que coger las palomitas y dar al play.

Lo ideal sería destinar una sala o habitación al espacio que hará las veces de cine, por ejemplo, el cuarto de la plancha o esa despensa que ya no utilicemos, pero, si esto no es posible, nos las podemos apañar igual de bien en un rincón (por ejemplo del salón). Tanto sala como esquina deben estar ubicados en un sitio con poca luz o, al menos, con persianas o cortinas que no dejen pasar la iluminación exterior para conseguir tener una experiencia cinematográfica completa. Igualmente, debemos elegir un sitio poco ruidoso (un sitio cerca de la ventana del patio, donde oigamos a los vecinos hablando no nos dejará escuchar la película con la concentración que deseamos). Si es posible, elige un lugar con alfombras (o colócala allí), ya que este tejido incrementará la comodidad (nos podremos descalzar) y ayudará a mejorar la acústica. Si estás montando tu sala de cine en un rincón, coloca unas cortinas o un biombo que delimiten el espacio.

Los asientos

En los asientos, conviene prestar bastante atención. No escoger cualquier silla o taburete, sino intentar que sean lo más cómodos posibles y que haya sitio para toda la familia y así poder pasar tardes enteras de domingo disfurtando en compañía de una buena película. Un sofá largo y cómodo o sería muy conveniente, así como butacas individuales (incluso con reposapiés o una mesa para dejar los refrescos). Si los vas a colocar en hileras, intenta que todo el mundo vea adecuadamente.

Aprende cómo traer el “cine” a casa

Otra recomendación para relajarse es colocar cojines grandes por el suelo y completarlos con almohadas más pequeñas, todas siguiendo el mismo patrón cromático que las cortinas, la alfombra o el color de las paredes.

Una opción muy acertada sería la elección de un sofá en forma de media luna, con una mesita en medio, donde cabrá muchísima más gente. ¡Tus invitados estarán deseando que les invites a ver películas!

Una alternativa muy sencilla donde habrá espacio también para mucha gente es construir los sillones y asientos a partir de palets. Podemos crear hasta tres filas. En la del fondo tres palets superpuestos (con su colchón y cojines encima de ellos, para la comodidad que necesitamos), en la segunda, dos palets superpuestos y en la primera fila sólo uno. Una opción ecológica que aprovecha el espacio de una manera muy eficiente.

El equipo

Por supuesto, el equipo que vamos a utilizar será muy importante, un ordenador pequeño no será suficiente, puede resultar incómodo para los espectadores. Un homecinema o un proyector sobre una pared blanca sera una buena opción, sino puedes ayudarte de una sábana o una pantalla de proyección. Una televisión suficientemente grande también nos hará la función que necesitamos. Lo importante es que los altavoces puedan alcanzar un nivel de sonido algo más alto (sin pasarnos) para dejarnos envolver por completo mientras vemos la película, y que el campo de visión sea grande, lo que hará la experiencia más enriquecedora y parecida a la del cine. Un proyector normalito con puerto USB y HDMI se vende a partir de los 140 euros en tiendas de electrónica, una opción más económica que la televisión. Si dispones de cuatro altavoces, coloca dos a cada lado de la pantalla y otros dos a las espaldas de la audiencia. Los altavoces no son caros y merece la pena invertir en ellos para mejorar la acústica.

Aprende cómo traer el “cine” a casa

Aspecto del rincón de cine

Si dispones de una pequeña habitación para montar la sala de cine y quieres hacerla realmente irresistible, aprovecha para dar una manita de pintura y decántate por colores oscuros. Mucha gente la pinta de negro, porque este tono evita reflejos y sombras y es muy apto para una sala de cine, aunque hará que el habitáculo parezca más pequeño. Para ello, puedes elegir tonos chocolate, burdeos, púrpura, gris… intentando combinar después los textiles, sofás y muebles con esta gama de colores. Si lo prefieres, puedes decorarlo con posters o cuadros de películas, o incluso con una máquina de hacer palomitas (las pequeñas las encontrarás por unos 20 euros), pero en principio, con unos asientos cómodos, el equipo de audio y de sonido y alguna mesa auxiliar será más que suficiente. También puedes contribuir a que la atmósfera sea más agradable con velas, incienso o flores para dar aroma.

Iluminación

Respecto a la luz, simplemente tapando las ventanas (si las hubiese) con unas cortinas tupidas que evitaran pasar los rayos de sol cuando veamos películas durante el día sería suficiente. Podemos incluir una pequeña lámpara de pie o incluso, instalar en el techo unos halógenos regulables, aunque esto ya sería para una versión mucho más profesional de nuestra sala de cine casera.

Aprende cómo traer el “cine” a casa

Últimos apuntes

Con todo esto, tendrás una sala de cine digna de envidiar. Perfecta para las tardes lluviosas de invierno o para descansar cada día después del trabajo. Puedes poner un mueble auxiliar con algunas mantas y cojines, y no olvides incluir una estantería de pared donde ir coleccionando los DVD adquiridos. Si bien es cierto que hoy en día muchos canales de televisión específicos ofrecen una gran variedad de películas, mucha gente aún prefiere tener las carátulas en casa. Además, puedes incluir un álbum donde llevar un registro de la ficha de cada película para tener la colección completa (por ejemplo, si tenemos varias en un disco duro externo) para que todas sean visibles y puedan ser tenidas en cuenta a la hora de elegir.
Apartir de ahora, las tardes de cine entre amigos o en familia serán todo un placer, y tendrás un espacio de lujo en tu vivienda.