Apuesta por los espacios blancos con plantas

Hoy vamos a presentarte una propuesta decorativa para interiores de gran simpleza, pero que nos dará como resultado una tremenda frescura, elegancia, además de una belleza despejada. Hablamos de las habitaciones totalmente blancas, de un blanco intenso y brillante, decoradas únicamente con diversas plantas, fundamentalmente de color verde. Una propuesta que está pisando con fuerza este verano, basada en la decoración escandinava y perfecta para esta estación del año. Además, te encantará si te consideras una persona fresca y sencilla y también si crees que la decoración natural siempre consigue muchos mejores resultados que la artificial.

Apuesta por los espacios blancos con plantas

Para esta propuesta, los colores fundamentales son el blanco (en los muros, textiles y muebles) y el verde natural de las plantas, dos tonos que combinan a la perfección y que proporcionan un efecto refrescante y chic al mismo tiempo. Si quieres introducir más colores, siempre puedes complementar la decoración con diversas flores.

Apuesta por los espacios blancos con plantas

Este tipo de decoración, además, es de lo más versátil. En salones, aportará el toque fresco que estás buscando, logrará amplitud y rejuvenecerá el espacio de la casa donde más horas pasamos. En dormitorios, conseguirá un efecto fresco, pero relajante al mismo tiempo que hará nuestras noches más placenteras. Pero además este estilo resulta perfecto en baños, donde conseguiremos recrear un sitio de relax gracias a las propiedades tranquilizantes del blanco -que, además, aporta limpieza- y el efecto terapéutico calmante del verde, un color siempre muy aconsejado para cuartos de baño. El toque natural aportado por las plantas nos ayudará a conseguir estar más a gusto que nunca en nuestros espacios. Aunque algo menos, también sería una decoración perfectamente apta para cocinas, esa parte de la casa que solemos decorar con bellas plantas. Los electrodomésticos y algunos muebles de cocina suelen ser blancos, aunque tenemos que tener en cuenta que también es la estancia de la casa que más suele ensuciarse.

Cómo hacerlo

Una de las grandes ventajas de este estilo nórdico-escandinavo natural es que es muy sencillo, y económico, de implantar en nuestros espacios. Sólo necesitaremos hacernos con bonitas y variadas plantas, tanto grandes como pequeñas. La decoración en blanco puro es muy sencilla de conseguir, ya que resulta muy fácil encontrar tejidos, pintura o muebles blancos, más que de colores, así que no nos llevará mucho esfuerzo apostar por este estilo, aunque sí debemos tener en cuenta unas bases para saber cómo sacarle el mayor partido a la propuesta.

También cabe recordar que aunque el color de base sea el blanco, podemos incluir sutiles toques de color según vayamos componiendo nuestro diseño, por ejemplo, algo de negro, verde en estampados, tonos arena que aporten naturalidad, madera, cristal o mimbre.

Tipos de plantas

Las plantas que pueden implantarse en esta bella propuesta de decoración pueden ser de muchas clases y tamaños. Por ejemplo, plantas con tiesto (blanco o de otro color) son muy funcionales y quedan muy bien. Podemos colocarlas en el suelo o encima de mesas y muebles, para que contribuyan a potenciar la decoración natural y el aire refrescante. Los jarrones con pequeñas flores blancas con hojas verdes serían igualmente un complemento muy favorecedor. También te recomendamos apostar por plantas con tiestos largos para situar en los alféizares de la ventana. Sin olvidar las plantas colgantes, trepadoras (puedes hacer incluso un jardín vertical) o sobre una escalera vieja, que podrás pintar igualmente de blanco.

Apuesta por los espacios blancos con plantas

Las plantas de tallos delgados que se expanden ocuparán más espacio, pero favorecerán muchísimo tu decoración, cumpliendo su objetivo y permitiendo hacer a las estos bellos vegetales los protagonistas absolutos del espacio.

Apuesta por los espacios blancos con plantas

Algunas inspiraciones en diferentes lugares del hogar

En este salón, se ha optado por complementar este diseño con diferentes estampados de hojas y plantas sobre cojines en un fondo blanco, por lo que el diseñador ha apostado 100% por lograr la armonía en este tipo de decoración con un bello resultado final.

Apuesta por los espacios blancos con plantas

Las plantas altas también quedarán muy bien en este diseño. Combinar varias clases de ellas será sin duda un acierto, ya que aportará dinamismo al conjunto apostando por lo natural. Como hemos dicho, materiales como el bambú o el mimbre son perfectos para este tipo de decoración. Son baratos, dan un aire informal pero elegante a las habitaciones, son funcionales y cómodos y, ademas, contribuyen a la perfección a potenciar la nota natural y a armonizar el conjunto. No olvides elegir textiles que den apariencia de suavidad en cojines, cortinas y manteles.

Apuesta por los espacios blancos con plantas

El verde sobre blanco en este estilo puede darse, no sólo a través de las plantas, sino también en pequeños toques. Por ejemplo, en muebles pintados o tapizados de un color parecido al verde natural de las plantas. Un sillón de este tono podría ser una apuesta segura, así como los marcos de los cuadros, etcétera. Además, puedes incorporar elementos vintage (como un cuadro de bronce) o muebles antiguos.

Apuesta por los espacios blancos con plantas

Este estilo de decoración es perfecto para casas de verano y quedará particularmente bien en habitaciones con salidas al exterior, donde la naturaleza de fuera puede ayudarnos a decorar nuestro propio hogar.

Apuesta por los espacios blancos con plantas

En cocinas, quedarán muy bien plantas como los cactus, aunque también las citadas anteriormente. Las plantas distribuidas en puntos clave, sin que éstas te molesten en tus quehaceres culinarios, ayudan a romper la monotonía del blanco. Por ejemplo, una sobre la encimera, sobre la mesa de comer, en una esquina o en los alféizares de la ventana. Una idea brillante y funcional es cultivar tú mismo/a plantas aromáticas e incluirlas en la misma decoración e la cocina. Para dar toques de contraste sobre el blanco sin perder en elegancia, te recomendamos marcos, pequeños muebles y accesorios en un color oscuro, como el negro.

Apuesta por los espacios blancos con plantas

Las flores como rosas y lirios quedarán perfectas en la decoración de baños, aunque plantas con hojas anchas y verdes también ayudarían a embellecer el conjunto.

Apuesta por los espacios blancos con plantas

Helechos, cactus o una simple flor sobre un jarrón son fáciles de conseguir y perfectas para la alternativa que hoy te proponemos. Como vemos en este diseño, las plantas son las encargadas casi por completo de dar la nota de color y contraste sobre un conjunto níveo. La suavidad del resultado es latente y, además tenemos una sala de estar fácil de conseguir y muy cómoda para usar en el día a día. Sencilla de limpiar y que da un aspecto de lo más acogedor.

Apuesta por los espacios blancos con plantas

Una simple planta frondosa en la esquina nos da un toque favorecedor en una sala de estar. No se trata de recargar con muchas plantas, sino de saber exactamente en qué lugar estratégico podemos ubicarlas.

Apuesta por los espacios blancos con plantas

Encuentra tu estilo inspirador siguiendo estas premisas y descubre a fondo este estilo natural y sencillo, que podrás personalizar según tus propios gustos y necesidades. Lo mas importante será apostar por un tono uniforme de blanco (brillante, limpio, intenso) y mantener siempre las superficies aseadas. Quizá lo primero que debes hacer es repintar cosas como las paredes, si han amarilleado con el tiempo, o algún mueble. Puedes cambiar de color y dar una nueva vida a una mesita de noche de madera que ha envejecido con los años. También es muy importante elegir el estilo de las plantas, de forma que no recarguen el espacio, pero sí que tengan el peso que se merecen en esta decoración.

Apuesta por los espacios blancos con plantas

No incluyas demasiado objetos a la vista, ya que este tipo de decoración busca los espacios despejados y una sensación de libertad, más tirando al minimalismo que al barroco. Prescinde de todo lo que no sea importante y busca la amplitud por encima de todo, los espacios abiertos, casi diáfanos, y, si es posible, potencia el contacto con el exterior, a través de balcones o grandes ventanales. Las cortinas no deben ser muy tupidas, pueden ser igualmente blancas (incluso un tejido vaporoso, como el tul ) o verdes, de un verde oscuro o más claro, simulando al de las hojas.

También puedes elegir otro color en ellas, como beige o arena. Lo mismo ocurre con el resto de los textiles, como manteles o cojines. Intentaremos, con este estilo, sentirnos en plena naturaleza lo más posible e intentar fundir las barreras entre exteriores e interiores.