Armarios a la última
Los armarios son sin duda los muebles de almacenamiento más útiles de toda la casa. En su interior podemos disponer de estanterías, cajones y percheros para dar cabida a todo tipo de objetos -no necesariamente ropa, sino también libros o cualquier cosa que se nos pase por la cabeza- en un espacio perfectamente ordenado.

Existen dos grandes tendencias: la de los armarios que se integran en el espacio o la de los grandes armarios que destacan de entre el resto del mobiliario.

Cualquiera de las dos tendencias se unen a la idea del armario como un espacio de una talla más que considerable, con puertas que llegan hasta el techo como un sólo bloque y sin muestra alguna de separación, que se dará ya en el interior del armario. Este tipo de armarios sirven para potenciar la altura de los techos y de las paredes.

Su diseño dependerá del estilo que busquemos, aunque las puertas lisas o con cuadros integrados en la propia puerta son una de las últimas tendencias, ya sea en madera natural o lacada (en mate o brillo), con cristal o con espejo. Aunque en los últimos años el blanco ha pegado fuerte en la decoración de armarios para dormitorios gracias a su elegancia, a su facilidad de combinación y a su potencial como transmisor de luz, este color va cediendo más espacio a los armarios de madera natural lacados en potentes colores brillantes, tapizados en piel o recubiertos por vidrios, por ejemplo.

La mayoría de ellos tienen alrededor unas estructuras perfiladas con aluminio que a menudo forman los tiradores casi invisibles que permiten abrir el armario. En este sentido, ya hay incluso muebles que integran cierres invisibles que con un sólo clic abrirán las puertas. Si no quieres que pasen inadvertidos estás de suerte, porque también se lleva la exageración en los tiradores para los modelos más grandes de estilo vanguardista.

En cuanto al sistema, las puertas correderas continúan siendo unas de las favoritas para la decoración, pues además de ser sencillas y discretas son una buena forma de ahorrar espacio.