Armarios hechos a medida
No es la primera vez que te comento aquella ocasión en la que mi madre me dijo que en una casa lo más importante era tener un buen tendedero para la lavadora y contar con buenos armarios para guardar cómodamente tu ropa y la de tu hogar, y qué gran verdad. Lo que ocurre, es que no todos tenemos la suerte de encontrar un piso que cuente con todos los aspectos que consideramos imprescindibles para decantarnos por su compra, pero, afortunadamente cada vez son más las posibilidades con las que puedes contar para hacer que ese piso se adapte mejor a ti.

Si no cuentas, en principio, con un buen armario, siempre puedes recurrir a uno hecho a medida, y nadie mejor que tú para hacer o colaborar en gran medida en su diseño, ya que igual encuentras fabricantes con modelos propios que adaptan su tamaño al espacio con el que cuentas, así como también tienes otros fabricantes que permiten que produzcas algún cambio en sus diseños.

En cualquier caso, si aún así, no te satisface por completo lo que ofertan en ese momento, siempre puedes decantarte por acudir a un carpintero o ebanista y terminar por confeccionar el armario perfecto para ti. Esta última opción a mí me encanta por lo profesional y personal del trato con el carpintero, ya que nadie mejor que él puede orientarte en cuanto a la calidad de los materiales que mejor se adaptarán a tu entorno climático, así como podrán informarte de su correcto mantenimiento para una mayor perdurabilidad.

Además, por su larga experiencia, podrás encontrarte auténticas propuestas de moda, o si, por el contrario, el diseño es tuyo, siempre podrán asesorarte si creen que te falta algún detalle o si otra opción puede ayudarte a aprovechar mejor el espacio. En la imagen que hoy te muestro, por ejemplo, se propuso que las puertas correderas se realizaran con cristal semitransparente, ya que la habitación es pequeña, y de este modo el efecto visual es de mayor amplitud.