Armarios prácticos para el hogar
Uno de los mayores problemas de los hogares es el orden y organización de los mismos, algo para lo que resulta fundamental contar con una buena cantidad de espacios y muebles para el almacenamiento.

El rey de este tipo de mobiliario es sin duda el armario, y es que en lo que a capacidad se refiere no hay elemento que le supere; además, los armarios también ofrecen la posibilidad de adaptarse a cualquier espacio e incluso de dar un toque decorativo a las estancias.

En este sentido, más allá de los tradicionales armarios de dos puertas hay en el mercado algunas otras interesantes posibilidades:

Armarios prácticos para el hogar
– Espacios difíciles: Las esquinas de los techos abuhardillados y los rincones más complicados, por ejemplo, requieren algunas soluciones realizadas específicamente para ellos como son los armarios a medida. Aunque sin duda es la mejor manera de aprovechar los rincones muertos, una de las grandes pegas es que el coste de incorporarlo a tu hogar puede ser bastante elevado.

Armarios prácticos para el hogar
– Esquinas: Colocar un armario normal será desaprovechar el espacio, pues pierdes los centímetros de más de los que te permitiría disponer un mueble que saque partido a todo el espacio como son los de esquina. En la parte interior crean una estructura en forma de L para adaptarse al rincón mientras que en la exterior pueden tomar formas rectilíneas o curvas.

Armarios prácticos para el hogar
– Espacios reducidos: La solución ideal son los armarios de puertas correderas (se abren deslizándose hacia un lado, por lo que no son batientes), pues no ocuparán más espacio que la propia estructura del mueble y te permitirán disfrutar de una estancia más amplia y cómoda para el paso. Además de lo anterior, estéticamente son hoy en día una de las opciones favoritas.

– Huecos en la pared: Si la estancia tiene una forma peculiar que deja a la vista un buen hueco entrado a la pared no dudes ni un solo segundo en aprovechar para integrar allí tu armario para el almacenamiento (en dormitorios, cocinas, etc.).