Atrévete con los salones en naranja

Según la psicología de los colores, el color naranja es acogedor, pero también cálido y tiene la gran ventaja de que nos ayuda a dar frescura, juventud y energía a los espacios. No son pocos los diseñadores que han definido al naranja como el “color idóneo para los espacios sociales”. Por lo que decorar el salón (normalmente. la estancia que más usamos para reuniones y citas sociales) de este color, será una gran idea, ya que estaremos proporcionando alegría y juventud a este espacio, además de no perder la elegancia y la capacidad de que sugiera hogar y de relajación.

Atrévete con los salones en naranja

Otra de las ventajas del naranja es que tiene muchas connotaciones y podemos lograr con él efectos muy diferentes (suavidad, energía, revitalización…) dependiendo del color con el que lo combinemos. Si pensamos un momento el efecto que tiene un naranja más oscuro con un marrón o beige, llegaremos a la conclusión de que el resultado final será mas clásico y elegante. Si lo hacemos con un azul eléctrico, estaremos apostando por un espacio más sofisticado y enérgico, mientras que si lo combinamos con amarillo, el resultado es tan vivo y alegre que será perfecto para salas infantiles.

Atrévete con los salones en naranja

Si lo que buscas es dar luminosidad a una sala oscura, el naranja puede ser tu aliado porque irradia mucha luz y hará a tus salones parecer más grandes de lo que son. También es ideal para la decoración de salones si sueles hacer en ellos actividades culturales como leer, estudiar o ayudar a tus hijos a hacer los deberes, pues se ha asociado con la sabiduría y con el equilibrio interior, y además es un color poderoso y estimulante. Dentro del naranja, tienes muchos tonos deliciosos para la decoración de hogares, como el mandarina, el calabaza o, algo más suave, el albaricoque.

Paredes en color naranja para revitalizar

Antes de animarnos a pintar las paredes, tenemos que conocer las características de nuestro salón y el tono que queremos elegir. No es lo mismo un naranja pastel discreto, que uno intenso, que puede resultar demasiado si nuestro salón es pequeño o recargado de muebles. Esta elección es muy importante porque de lo contrario, podríamos incurrir en el agotamiento del color antes de lo que pensamos y se trata de crear un espacio que, ante todo, nos estimule y nos haga estar a gusto. El uso del naranja intenso en todas las paredes sólo se aconseja si nuestro salón es muy grande o si cuenta con mucha luz o grandes ventanales; si no, podemos escoger una sola pared (la más importante) para pintarla de este favorecedor tono.

Atrévete con los salones en naranja

Una apuesta siempre ganadora es la que consiguen los colores blanco y naranja. Entre ambos se dan balance (la viveza del naranja versus el equilibrio del blanco), así te garantizarás un espacio lleno de buen gusto, alegre y elegante al mismo tiempo.

Atrévete con los salones en naranja

Las paredes naranjas quedan bien con muebles de madera oscura (como de caoba o roble) y también con blancos o de madera clara. En cuanto a los suelos, los que mejor combinan con las paredes de este color son el parquet y el terracota.

Atrévete con los salones en naranja

Suelos naranjas para dar un aspecto cálido y acogedor

Cuando hablamos de suelos naranjas, nos referimos mayoritariamente a la incorporación de alfombras de este color. Es una opción perfecta para salones de tamaño medio o con poca luz o si no nos atrevemos a pintar todas las paredes de naranja, pero queremos una irrupción de este color capaz de cambiar por completo el aspecto de nuestra sala de estar.

Atrévete con los salones en naranja

Las alfombras naranjas conseguirán dar brillo y alegría de una forma muy sencilla; además, las podemos combinar con muebles o accesorios también naranjas o incluso con alfombras de otros colores fuertes e intensos para que el resultado final evoque aún más frescura y juventud.

Atrévete con los salones en naranja

El sofá naranja: la nota de gusto

Los sofás son uno de los muebles (por no decir el que más) de más importancia de los salones y apostando por estas piezas en color naranja estaremos dando un mensaje estético muy importante en todo nuestro salón. Si el espacio es amplio y las paredes y otros complementos combinan con naranja, podemos retapizar en este color todos los sofás, aunque también es una buena idea alternarlos con otros colores. Por ejemplo, que algunas de las butacas o el sofá más grande del conjunto sean naranjas para dar el punto de originalidad y contraste. Podemos igualmente hacer uso de pequeños accesorios en este color, como mesas, lámparas o cojines, que como sabemos nos dan numerosas opciones decorativas.

Atrévete con los salones en naranja

En la fotografía del ejemplo, las paredes y muebles principales son de color claro, pero es sobre sofá -y otros elementos (como los cojines y el gran mural del fondo)- los que se llevan todo el peso decorativo. Un trabajo delicado de combinación entre los estampados más recargados y los lisos, pero siempre con el sofá naranja como gran protagonista en este rincón.

Atrévete con los salones en naranja

Si tienes un sofá de este color, no olvides que los cojines blancos, amarillos, azules y verdes menta son opciones muy recomendables para combinar con él. Además, el color de este sofá tiene perfecta cabida tanto en salones de estilo vintage, como más modernos.

Atrévete con los salones en naranja

Si estás buscando dar un toque oriental o zen a tu salón, también es un color que te irá muy bien, incluso si sólo lo adoptas en alguna pared o a través de pequeños accesorios, como un cojín, una manta o una cortina. No olvides incorporar muebles con formas sencillas, pero modernas, mobiliario de madera oscura, como el roble o la caoba y elementos naturales, como grandes plantas, en un espacio despejado y poco barroco.

Atrévete con los salones en naranja