Baldas decorativas y funcionales
Si hay una forma fácil, económica y muy funcional de decorar las estancias es colocando algunas baldas o estanterías sobre las que poder colocar algunos ornamentos o piezas a las que tenemos un cariño especial.

Las ventajas de poner este tipo de mobiliario en cualquiera de nuestras habitaciones son múltiples, desde aprovechar la altura de la pared para almacenar piezas no demasiado grandes hasta aprovechar los rincones más insólitos de cada una de las estancias.

Algunas de estas zonas difíciles que ya habíamos comentado en artículos anteriores eran el espacio sobre la pared del inodoro, en los huecos sin utilidad de la pared y hasta en los cabeceros de la cama, por ejemplo.

Baldas decorativas y funcionales
Es importante tener en cuenta también la gran cantidad de posibilidades que podemos encontrar en el mercado en lo que a diseños, estilos y precios se refiere… ¡Seguro que consigues aquella que mejor se adapta a tus gustos y necesidades!

En cuanto a materiales también tienes mucho donde elegir, desde la tradicional madera hasta el plástico pasando por el cristal o el aluminio, por ejemplo. Ten en cuenta que tanto los materiales como el color y el estilo deben ir en armonía con la decoración del resto de la estancia.

En este sentido, el número de baldas y su ubicación en el espacio también dirán mucho del estilo, siendo recomendable guardar el equilibrio en las habitaciones más formales y jugando con el desorden en las más modernas y divertidas.

No obstante, si hay algo por lo que las baldas acaban de convencer a cualquiera es por su fácil colocación: Escoge la altura en la que lo situarás, asegúrate de que se encuentra completamente horizontal y recta y marca los dos puntos donde deberás hacer agujeros. Taladra la pared, introduce los tacos y… Voilà! Ya puedes colocar tu estante.