Bañeras exentas, un lujo para el baño
¿A quién no le gustaría tener un cuarto de baño amplio y desahogado en el que poder instalar una bañera exenta? Yo la pondría en el mismo centro del espacio para convertirla en la auténtica protagonista. Lo cierto es que es un lujo reservado a unos pocos, pues la mayoría de nosotros no disponemos de baños tan espaciosos como para poder pensar si quiera en instalar una de estas maravillosas bañeras.

De momento, y hasta que no dispongamos del espacio suficiente en nuestro baño, tendremos que conformarnos con admirarlas de lejos. Aquí os dejo algunos consejos para decorar con estas bañeras.

Estilo retro o de vanguardia

Bañeras exentas, un lujo para el baño
Las bañeras exentas se convierten en el elemento central de los baños que las acogen. Ya sean de estética retro, con patas y griferías clásicas, o de apariencia vanguardista, las bañeras exentan destacan por su gran potencia decorativa.

Las bañeras de patas, fabricadas en hierro fundido y esmaltadas, aún están de plena actualidad en muchos cuartos de baño clásicos, tanto si son antiguas como si se trata de reproducciones. Ya os hablamos de estas bañeras vintage en el blog. Sin embargo, hoy también triunfan los modelos más contemporáneos, que se convierten en el complemento perfecto de un baño minimalista. De hecho, son muchos los fabricantes que producen versiones muy modernas de las bañeras exentas.

Griferías especiales

Bañeras exentas, un lujo para el baño
Llegado el momento de elegir una bañera exenta para el baño, existen muchas posibilidades. Además de decidir si la queréis moderna o con aire antiguo, también habrá que pensar si la preferís de obra o no, de qué material y qué tipo de grifería os gustaría instalar.

En relación a este último aspecto existen griferías especialmente diseñadas para bañeras exentas, sobre todo si éstas se instalan en el centro de la estancia. En esos casos, las griferías suelen surgir del propio suelo con la tubería vista. Otras opciones son empotrarlas, si la bañera se dispone junto a una pared, o incluso ponerlas en el mismo borde de la bañera.