Beneficios del suelo de madera en el hogar
La elección del suelo del hogar es muy importante, ya que determinará qué muebles combinan mejor y qué tipo de complementos serán más adecuados. Además, cuando hace frío es importante saber que contamos con un suelo que nos proporcionará calor, calidez y buenas sensaciones. El suelo de madera es una de tus mejores opciones, sea cual sea el estilo decorativo que hayas elegido y tanto si tu hogar es un piso pequeño, grande o un chalet.

Hoy voy a hacer un repaso a las muchas ventajas que tienen los suelos de madera, que por suerte son muchas, lo que lo convierte en una de las mejores opciones para tu hogar.

Estética inmejorable

Beneficios del suelo de madera en el hogar
Pocos suelos puedes encontrar tan bonitos como el de madera, es único gracias a que cada beta de la madera lo es, y esa es sin duda lo que lo caracteriza. Combina a la perfección con todo tipo de estilos decorativos, así que si te gusta cambiar de uno a otro, puedes tener un suelo que se adapte perfectamente.

Aislante térmico

Beneficios del suelo de madera en el hogar
La madera es un excelente aislante térmico, el cual no solo impedirá que pase el frío sino que además proporcionará sensación de calidez, sea cual sea la temperatura. Cualquier mueble, objeto o superficie de madera la notarás más caliente que de otro material, independientemente de la temperatura ambiental. Gracias al calor que emite, evitarás utilizar muchas alfombras, especialmente si tienes niños, ya que podrán estar en el suelo sin miedo a coger frío.

Muy duradero

Beneficios del suelo de madera en el hogar
Otra gran ventaja que tiene la madera es que es un material con una alta durabilidad, ya que se limpia muy fácilmente y se puede mantener en perfecto estado con muy poco esfuerzo. Cuanto más grosor tenga el suelo, más tiempo durará, claro está, siempre y cuando lo trates bien, ya que si no lo haces no te durará mucho, y por la inversión realizada merece la pena exprimirlo al máximo.

¿Tiene alguna desventaja?

Como todo, los suelos de madera también tienen alguna desventaja, como por ejemplo que no es tan resistente como lo puede ser la baldosa. Además, su instalación es más complicada, no es aislante acústico y, el principal problema, su precio es mucho más elevado que el de otros materiales. Analizando ambas opciones, la verdad es que la decisión va más en cuanto a gustos personales y lo que quieras, y puedas, poner en tu hogar.