Biochimeneas: una opción perfecta para no pasar frío este invierno
Ahora que el invierno está más cerca y las bajas temperaturas ya han llegado a gran parte de la geografía española, nos damos más cuenta de lo importante que es contar con un buen sistema de calefacción que nos permita permanecer en el hogar de una manera confortable, tranquila y, sobre todo, cálida. En este sentido, las biochimeneas o chimeneas de biocombustibles son una magnífica opción.

Se trata de chimeneas ecológicas de muy fácil instalación y de alta potencia calorífica con un montón de ventajas. Gracias al gran invento del bioetanol, ya puedes tener una chimenea en casa sin sufrir las desventajas de una tradicional de leña, evitando así peligros, esfuerzos y respetando el medioambiente.

Biochimeneas: una opción perfecta para no pasar frío este invierno

Etanol y bioetanol

Las biochimeneas funcionan con biocombustibles de origen forestal. Por un lado está el etanol, un compuesto químico líquido, incoloro, inflamable y volátil que se puede obtener mediante fermentación anaeróbica de azúcares presente en algunas plantas vegetales. Una vez destilado se convierte en bioetanol.

Ventajas

Si te decides a instalar una chimenea de bioetanol en casa te sorprenderás de las grandes ventajas que tiene. Por un lado, no necesitas obras ni salidas de humos. Por otro, dispondrás de más espacio libre, ya que no tendrás que almacenar leña. Por si fuera poco, no contamina, ya que únicamente funciona con CO2 y vapor de agua. Otra de las ventajas de las biochimeneas es que podrás encontrarlas de diferentes modelos: para colgar en la pared, de suelo o para encastrar. Por supuesto, la sensación de calor es prácticamente inmediata.

Biochimeneas: una opción perfecta para no pasar frío este invierno

Limpieza y mantenimiento

Sin duda, una de las mejores ventajas de las chimeneas de biotenal es que no emiten olores, ni ceniza ni polvo. Además, están realizadas en acero inoxidable, por lo que su resistencia está garantizada.