Cabeceros para el almacenamiento
Los espacios de reducidas dimensiones son a menudo los más complicados de decorar, y es que plantean la dificultad de tener que integrar muchos elementos y espacios distintos en el mínimo de metros… El almacenamiento, en este caso, es una de las cuestiones más importantes a resolver.

Ya te habíamos planteado algunas útiles ideas para el almacenamiento en los dormitorios más pequeños, y hoy se nos ocurre una más práctica y original: el cabecero de la cama como espacio de almacenaje.

¡Toma nota de las siguientes ideas!

Cabeceros para el almacenamiento

En la base

La propia estructura de la cama puede integrar un espacio oculto en la zona del cabecero en el que guardar objetos más o menos pequeños. La estructura de la cama comenzará a algunos centímetros de distancia de la pared, espacio que se aprovecha para crear un rincón para el almacenamiento: puede hacerse tanto en dormitorios individuales (tradicionales conjuntos de cama y escritorio) como en camas de matrimonio.

Cabeceros para el almacenamiento
Algunos de estos cabeceros son sencillamente estantes laterales para colocar objetos, pero otros cuentan con un sistema de ruedas que permite deslizar toda la cavidad interior para aprovechar el espacio al completo. Puedes encontrarlo en tamaños normales o grandes, estos últimos ocupando prácticamente toda la altura de la pared.

Sobre el cabecero

También puedes aprovechar la parte superior del cabecero, aunque en este caso será de una forma mucho más visible que en los anteriores.

Puedes hacerlo con uno de esos cabeceros que integran pequeñas baldas a modo de mesillas de noche (ahorran el espacio de este mueble) en los laterales o bien con algunas baldas y estanterías sobre la zona del cabecero que además de decorativas resultarán de lo más prácticas… Eso sí, ¡cuidado con que no te caigan las cosas a la cabeza!