Cabezales para camas de diseño
Cuando hablamos de decoración de interiores y, más concretamente de decorar un dormitorio, tenemos la suerte de comprobar cómo, año tras año, los nuevos diseños en mobiliario específico para esta estancia van creando unas líneas cada vez más bellas y funcionales, en las que el cabezal forma parte de ambas.

El dormitorio que hoy te muestro en la fotografía, me llama la atención porque se puede apreciar, claramente, cómo la cama es un elemento que se integra a la perfección en todo el ambiente y, por lo tanto, deja de ser un artículo meramente funcional, y que también cobra su protagonismo. Dentro del estilo minimalista en que se ha creado este diseño, podemos la gran labor, tan precisa, que conforma el trío perfecto de canapé, mesilla de noche, y cabezal, que se van uniendo entre sí, como si de juntar las piezas de un rompecabezas se tratara.

El canapé, totalmente blanco, es una robusta estructura equilibrada en el suelo mediante 2 patas en la parte inferior, mientras que la parte superior se sustenta sobre la base de la pieza que sirve de mesilla y que, a su vez, da paso a un ancho cabezal, que sobresale de ambos lados de la cama, pero que no se ve cargante gracias a no ser de gran altura. Para evitar un efecto totalmente monocromático, que le restaría originalidad al diseño, tanto la mesilla como el cabezal combinan el negro con el blanco, formando unas líneas muy elegantes.

Cabezales de este estilo añaden a su estructura aspectos funcionales, como puede ser una zona de luz tenue, o la posibilidad de abrirse por un latera, o por la parte superior (a modo de arcón), y ser el lugar en el que guardar la almohada durante el día. Un diseño moderno, práctico, y de gran belleza estética.