Camas con televisor incoporado
Aunque muchos expertos desaconsejan tener una televisión en el dormitorio, lo cierto es que la mayoría disponen de la llamada caja tonta en su habitación. Lo cierto es que para muchos resulta muy práctico a la hora de irse a dormir, para mantenerse entretenido hasta que se pilla el sueño. Para otros, por ejemplo, es el aparato ideal para uno de esos días que no apetece salir de la cama.

Sin embargo, las nuevas tendencias ya no hablan de tener una tele en el dormitorio, sino que ahora, además, debe estar incorporada a la cama. ¡Sí! ¡Tal y como lo estás leyendo! Aunque no lo creas, se trata de una práctica cada vez más popular en el diseño del dormitorio.

¿Elegante u horroroso?

Para muchos, la incorporación de la televisión a los pies de la cama supone un toque de elegancia y glamour, consiguiendo aliviar la presencia de este aparaoa en el dormitorio haciéndolo más agradable estéticamente. Para otros, en cambio, resulta algo horroroso a nivel estético, ya que para que el televisor quepa dentro de la cama ésta tiene que ser más grande de lo normal, ocupando bastante más espacio en el dormitorio.

Camas con televisor incoporado

Diferentes alternativas

Aunque hay muchos tipos de camas con televisión incorporada, uno de los modelos que más gusta es aquel que utiliza un dispositivo mecánico por el cual la televisión se sube y baja con pulsar un botón. Afortunadamente, hay alternativas más asequibles, como los lechos estáticos de televisión disponibles en el mercado, cuyo diseño incluye una placa fija en el extremo de la cama, creando un telón de fondo para colocar una televisión. Sin duda, es la opción perfecta para aquellos que necesitan aprovechar al máximo el espacio.

Dificulta el sueño

Sin embargo, un televisor a los pies de la cama puede provocar un efecto negativo en cuanto al descanso, y es que puede ser que nos enganchemos a lo que estamos viendo y tardemos en dormir mucho más de lo que hubiéramos querido.

¿A ti que te parece la idea?