Cambia tu decoración sin gastar dinero
Es posible que te estés cansando de tu decoración habitual, no porque no te guste, sino porque es más de lo mismo y simplemente estás cansado de mirarlo una y otra vez cada día. Quizá hayas pensando en cambiar tu decoración pero no tienes presupuesto para hacerlo y te sientes algo frustrado, no te preocupes, porque hoy en día existen muchos trucos para renovar tu espacio sin tener que gastar dinero. Lo importante es que aunque vivas en un lugar pequeño, éste parezca lo más amplio posible.

Puedes crear cosas de la nada sin gastar dinero, únicamente tendrás que sacar toda la creatividad que hay en ti y pensar en todas las posibilidades que tiene tu hogar y cada una de las estancias.A continuación te voy a dar algunos trucos para cambiar tu decoración sin gastar dinero y que además quede un lugar espacioso donde te encuentres muy a gusto, disfrutando de cada rincón de tu hogar.

Aléjate de las paredes

Igual si vives en un pequeño apartamento esto te parezca algo imposible, pero realmente resulta más importante de lo que te piensas. Si una estancia es amplia te sentirás mucho mejor, pero a veces según el espacio hay que arriesgarse con esto. Intenta apartar el sofá de la pared por lo menos unos 15 centímetros y podrás ver de forma inmediata la diferencia. Además pon los asientos en medio de la estancia y verás que no siempre es necesario poner los asientos pegados contra la pared. ¿Sientes la estancia más grande o más pequeña de este modo?

Cambia tu decoración sin gastar dinero

Composición de imágenes

Puedes hacerlo de varias maneras. Por ejemplo, si tienes un libro viejo, de esos que nunca abres, que estás pensando en tirar a la basura… no lo tires, simplemente arranca sus hojas y crea una composición en la pared como si fuese un cuadro. Pega las páginas una al lado de otra, arriba y abajo hasta crear un cuadro del tamaño que tú quieras. Asegúrate que las imágenes que se ven te agradan para poder mirarlo todos los días… también puedes hacer esto con fotografías personales.

Cambiar muebles de lugar

Puedes coger las sillas de madera o mimbre que tienes en el jardín y traerlas dentro de tu salón o cualquier otra estancia de tu hogar, si ves que queda bien… ¡sólo tienes que dejarlas! O cambiar la distribución de muebles por otra diferente.

Aunque si la idea de cambiar los muebles no te atrae mucho, también puedes optar por coger una silla vieja que tengas en tu hogar y pintarla de nuevo… ¡escoge el color que más te guste!