Cambiar la calefacción central por la individual
Aunque en unos días comienza la primavera, todavía hace frío, y lo hará durante unas cuantas semanas más. Es por eso que siempre viene bien saber formas para calentar la casa de manera eficaz, tanto con algún truco como con sistemas de calefacción. Y es en esto en lo que me quiero centrar hoy, en la calefacción, sin duda una gran aliada en los meses más fríos del año.

La mayoría de los edificios que tienen un sistema de calefacción en sus pisos es de calefacción central, que suelen ser instalaciones antiguas y mucha gente quiere cambiarlas por un sistema de calefacción individual. Este cambio es uno de los temas de discusión más activos en las reuniones vecinales.

¿Por qué cambiarla?

El principal problema que nos encontramos con la calefacción central es que el calor no se reparte de manera uniforme en todas las viviendas, y mientras unos vecinos pasan demasiado calor incluso con mucho frío, otros deben taparse demasiado o utilizar calefactores eléctricos para no helarse. Esto hace que sea un sistema que no tiene realmente eficiencia energética, y puedes estar pagando demasiado para en realidad no tener ese calor extra que quieres.

Normalmente, para que se pueda hacer el cambio deben estar de acuerdo más o menos el 60% de los propietarios, tres quintas partes de los mismos. Cuando se vaya a proceder al cambio es importante que se proporcione toda la cobertura legal para que quede constancia de todo y no surjan problemas con ningún vecino en el futuro. Cuando ya se ha producido el cambio, todos aquellos vecinos que tengan la calefacción individual dejarán de pagar por la central, tanto uso como mantenimiento.

¿Qué ventajas tiene?

Cambiar la calefacción central por la individual
La calefacción individual tiene ventajas que resultan muy interesantes, como que puedes programar cuándo tenerla encendida y durante cuánto tiempo. Esto es genial, ya que puedes dejarla programada y cuando llegues a casa de trabajar tener la casa calentita, algo que probablemente no suceda con la central porque cada vecino tiene sus propios horarios y necesidades.

Otra ventaja muy importante es que puedes calentar cada estancia de manera individual en vez de toda la casa al mismo tiempo, alfo fantástico si hay algunas que no utilizas o que no quieres calentar en ese momento. Gracias a esto no tendrás que consumir energía que en realidad no necesitas, lo que también te supone un ahorro que sin duda es de agradecer.