Cambios en casa durante el verano si no tienes aire acondicionado
No importa en qué parte del planeta vivas, cuando llega el verano hace calor. Un buen aire acondicionado es una gran idea para muchos, pero para otros prefieren evitarlo porque puede ser una trampa que cueste demasiado dinero. Muchas personas deciden no tener aire acondicionado y ahorrar dinero aunque tengan que pasar un poco de calor extra.

Pero lo mejor, es que existen algunas formas baratas de mantener tu hogar y las estancias frescas. Puedes dejar los aparatos de aire acondicionado a un lado y disfrutar de algunas formas fantásticas para combatir el calor sin tener que invertir tu dinero en el aire acondicionado de tu hogar -que además en verano se encarece la factura-. Sigue leyendo para descubrir cómo mantener tu hogar fresco.

Una sábana húmeda delante de la ventana

Algo muy útil para soportar las altas temperaturas es colgar una sábana mojada -pero que no gotee- delante de una ventana abierta. Tendrás un efecto temporal de frescor. También puedes poner toallas mojadas sin que goteen en lugares donde te encuentres como sillas o en el suelo y ponerte encima para disfrutar de forma temporal de su frescor.

Cambios en casa durante el verano si no tienes aire acondicionado

Usa un ventilador

Si ahora mismo tu ventilado – de techo o de pie – está girando siguiendo las agujas del reloj, es normal que el aire de tu habitación siga caliente: está removiendo el mismo aire una y otra vez. Si deseas crear un nuevo conjunto de aire fresco, pon que tu ventilador gire ahora en el sentido contrario.

De esta manera el ventilado removerá el aire de otra forma y podrás sentir el aire más fresco y por más tiempo. Haz la prueba ahora mismo, notarás la diferencia y te gustará haber descubierto esta estrategia.

Cambios en casa durante el verano si no tienes aire acondicionado

Pon un ventilador en el baño mientras te duchas

Teniendo cuidado de los enchufes y del agua, puedes poner un ventilador para que te dé el aire mientras estás en la ducha o en la bañera. Además de refrescarte gracias al agua en tu cuerpo, el aire que te proporcionará el ventilador te hará sentir más fresco/a y podrás combatir mejor las altas temperaturas.

Una toalla mojada y un ventilador por la noche

Este es un método egipcio que no todo el mundo conoce pero que es ideal para poder dormir mejor por las noches en aquellos lugares donde el clima es demasiado caliente. Consiste en coger unas sábanas finas o una toalla y meterla en agua fría, escurrirla para que esté mojada pero sin que gotee y usarlo en lugar de una manta. Aunque parezca un método un poco extraño, si lo haces… notarás una gran diferencia, ¡parecerá un milagro para tu cuerpo y tu temperatura interna!

Crea tu propio aire acondicionado

No es una locura, es totalmente posible. Llena un recipiente o una olla con agua fría y colócalo en el congelador durante unas horas o durante toda la noche. Después colócalo delante de un ventilador para que la brisa que recoja sea del agua fría congelada mientas se derrite. Podrás crear un aire frío muy agradable y estarás refrescando tu habitación rápidamente. ¡Te va a encantar!

Cambios en casa durante el verano si no tienes aire acondicionado

Limita el uso de las bombillas

Está claro que no podemos decir adiós a la electricidad pero sí podemos tirar las viejas bombillas y utilizar otras de tecnología LED que no desprendan calor. Si no puedes cambiar las bombillas puedes al menos limitar su uso. Además de que consumen mucha energía pueden hacer que tu hogar se caliente aún más.

Ventanas cerradas

Otro aspecto que debes tener en cuenta cuando quieres combatir el calor en tu hogar es mantener las persianas cerradas. Considera la posibilidad de invertir dinero en unas cortinas que te ayuden a bloquear el calor.