Características del estilo loft
Los lofts son los apartamentos más a la última del diseño contemporáneo: grandes pisos sin paredes que distribuyen los espacios de una manera distinta a lo que solíamos considerar ‘normal’.

Se trata de un estilo muy vanguardista e industrial que te permitirá muchas cosas que en ningún otro podrías llevar a cabo como mostrar los detalles de obra de columnas, cables, tuberías o cañerías a la vista. Además, los materiales más característicos son el cemento, el ladrillo, el metal, el plástico y la goma.

La falta de paredes que dividan el espacio es la característica más remarcable del estilo, que quedará separada por otros elementos alternativos como las estanterías, los biombos o las telas para favorecer una mayor propagación de la luz por todo el piso.

Características del estilo loft
Aunque cada vez se innova más introduciendo diferentes estilos, estos pisos se caracterizan originalmente por unas líneas serias con tonos fríos en que predominan los grises, azules y blancos, por ejemplo.

Estos colores junto con el ordenadísimo estilo minimalista es la combinación perfecta para el loft, que en principio no busca la calidez sino el diseño y la modernidad, lo que no tiene que significar renunciar al confort en tu hogar.

En relación con esto, los muebles son de líneas sencillas, rectas y de colores muy básicos o neutros como el blanco, el negro o las maderas naturales poco tratadas. En este sentido, el papel fundamental lo jugamos nosotros en función de nuestro propio criterio, de nuestros gustos o de las necesidades decorativas.

Como decíamos la luz natural juega un papel fundamental en este tipo de apartamentos, que se caracterizan por las paredes y los ventanales bastante altos. De cualquier manera, la luz natural debe predominar en el espacio, aunque por supuesto también precisaremos de luz artificial. Recuerda que para los techos altos lo mejor son las lámparas que cuelgan del techo.