Cascadas de agua en el hogar
Vinculada a la higiene, a la energía, a la pureza y al relax, el agua es uno de esos elementos de la naturaleza que siempre son bienvenidos en cualquiera de las culturas.

De hecho, según la disciplina oriental del feng-shui el agua es uno de los elementos purificadores por excelencia a través del cual circula el aire ‘Ch’i’ o la energía vital.

La idea resulta como mínimo tentadora, pero… ¿Cómo y dónde integrar una cascada de agua en el hogar?

Estas son algunas buenas ideas:

Cascadas de agua en el hogar
– A pequeña escala: Una buena forma de integrar este elemento de la naturaleza en la decoración de tu hogar es hacerlo a través de una de esas fuentes o cascadas en pequeñas estructuras que imitan paisajes de la naturaleza (cuevas, fuentes naturales, rincones rocosos, etc.) y que generarán el suave y musical movimiento de agua que relajará cualquier ambiente en el que lo ubiques.

Cascadas de agua en el hogar
– Muros: Es una de las opciones más contemporáneas y minimalistas y, a decir verdad, capaz de conquistar a cualquiera. La idea consiste en dejar caer el agua a modo de cascada entre dos paredes acristaladas con una diminuta separación, lo justo como para que el agua fluya con facilidad por la superficie interna.

Pueden colocarse en cualquier tipo de estancia, pero el efecto en el cuarto de baño será sencillamente espectacular.

– Piscina: En este espacio tienes variadas opciones, desde grandes tinajas de escayola o muros de imitación a la piedra (algunos metros por encima de la piscina) hasta algunas figuras decorativas que dejen caer el agua con gracia.

Cascadas de agua en el hogar
– Jardín: Es otro lugar ideal para colocarla, especialmente si cuentas con un rincón con encanto donde crezcan todo tipo de especies de flores y plantas. Lo mejor es colocar la cascada con una especie de fuente inferior sobre la que caiga el agua y rodearlo por otros elementos clave del feng-shui como la piedra y la tierra que además le darán un aspecto de lo más hermoso y natural.