Centros de mesa para tu hogar
Aunque hay quien prefiere mantener su mesa libre de ornamentos que puedan estropearla, la mayor parte de los hogares buscan algún elemento decorativo para decorar el centro de la mesa y darle un poco de vida y personalidad.

Centros de mesa para tu hogar
Existen muchas ideas que puedes llevar a cabo de forma fácil y económica, ya sea comprándolas e incluso fabricando tu mismo algunas creaciones con un presupuesto muy bajo.

La forma más tradicional es decorar el centro de la mesa es colocando flores, ya sea en jarrones (metálicos, de loza, de cristal…), en bandejas o en elementos similares que puedan servir como base. Puedes reutilizar algún recipiente que ya tuvieras y comprar flores artificiales o secas para decorarlo a tu gusto; además de ser único y original, ¡podrás cambiarlo tan a menudo como te apetezca!

Si quieres un toque vintage puedes colocar algunos botes o jarroncitos antiguos de distintos diseños con ramilletes de flores en el interior.

Para algo más moderno escoge jarrones de cristal (transparentes) muy sencillos, con líneas rectas o curvas, y rellenalos con gelatina o piedras que puedan conservar las llamativas flores de colores que pondrás dentro.

Centros de mesa para tu hogar
Las flores naturales siempre llenarán de vida y color las estancias, pero se marchitan en pocos días y precisan ser cambiadas por otras nuevas con una consecuente pérdida de tiempo y dinero; por eso, lo mejor es que te hagas con algunas flores o plantas artificiales que imitar e incluso confundirse con las naturales.

Otra buena idea para el centro de la mesa es utilizar velas. Puedes hacerlos combinando tres o cuatro velas de distintos tamaños con algunas flores secas alrededor, prescindiendo de la base para colocar directamente las velas sobre la mesa o colocando bajo ellas un pequeño paño o tela decorativa que vaya con su estilo.

Un cuenco lleno de agua con algunas velas flotantes también dará un toque de elegancia a la mesa.

La idea es que des rienda suelta a tu imaginación y que no tengas miedo a innovar. Eso sí, ¡procura mantener siempre el estilo de tu hogar!