Cierre del espacio de la terraza
Ya antes os hemos hablado de cómo podríais aprovechar vuestra terraza o balcón también durante los meses más fríos del año, si bien sugeríamos hacerlo de una forma temporal con plásticos de alta resistencia para controlar la entrada de frío y viento al interior de tu hogar.

En esta ocasión, sin embargo, queremos centrarnos en los recubrimientos atemporales, es decir, en cerrar la terraza con materiales de alta consistencia como el cristal o los muros.

Aunque resultar duro renunciar en parte a ese espacio exterior completamente al aire libre que tanto nos gusta en los meses de verano, lo cierto es que la opción del cerramiento tiene múltiples ventajas. Para que te hagas una idea a continuación te dejamos algunas de las principales:

1. Cubrir tu terraza servirá para climatizar tu hogar, pues la barrera térmica que crea evitará que el frío del invierno entre con la misma intensidad en tu hogar aunque con las debidas aperturas permitirá tener un lugar fresco y aireado en verano. De este modo, tu terraza no será una habitación estacional sino un lugar acogedor todo el año.

2. Las ventajas frente a la contaminación acústica también son notables, y es que si las paredes que colocamos no transmiten las ondas acústicas (PVC con un vidrio ancho y con cámara de aire, por ejemplo) el ruido se verá reducido de gran manera.

3. Incluso durante el invierno los agentes externos como el temporal o el clima suponen un incremento de la suciedad en este espacio (polvo, hojas, etc.). Si escoges unos cristales abatibles hacia el interior del hogar no tendrás problemas de suciedad exterior en la estancia ni tampoco para limpiar los cristales, que evidentemente sí que se ensuciarán.

4. El motivo principal de muchas personas para cubrir la terraza es sencillamente el de ganar espacio, y es que aunque no barato es de lo más fácil sumar una estancia a tu hogar.

5. Por último, el cerramiento incrementará la seguridad de tu hogar evitando en gran medida los robos, por ejemplo.