Claves para aplicar el Feng Shui en la oficina
Un buen ambiente es indispensable en cualquier espacio en el que vayamos a estar, tanto en nuestro hogar como en el trabajo o incluso en un bar al que vayamos a tomar una copa. Sentirnos bien con lo que nos rodea es muy importante, y en eso ayuda mucho el Feng Shui, cuyas normas contribuyen a que las energías fluyan de manera positiva y se logre el mejor equilibrio posible.

Hoy me gustaría hacer un repaso a las claves para decorar una oficina según el Feng Shui, detallar qué aspectos es más importante tener en cuenta para aprovechar sus beneficios lo máximo posible. ¡Toma nota!

Feng Shui en la oficina

Claves para aplicar el Feng Shui en la oficina

Escritorio

La ubicación del escritorio es lo primero que debes decidir para organizar la oficina, o bien el rincón de trabajo que vayas a instalar en tu hogar. El objetivo es lograr un espacio acogedor, agradable y que te motive para trabajar, sin distracciones innecesarias. Si compartes espacio con otras personas, tu mesa debe estar delante de una pared, dándole la espalda pero sin haber ventanas ni puertas. Si trabajas en solitario, orienta el escritorio según los puntos cardinales, preferiblemente frente a una ventana si las vistas son agradables.

Plantas

Las plantas son otro de los elementos que el Feng Shui recomienda en cualquier ambiente, incluido en la oficina o espacio de trabajo. Renuevan la energía que hay en el ambiente y la de las personas que están en él, por lo que es recomendable poner varias. Elige especies que no requieran mucho mantenimiento, o que sea sencillo, y que no sean muy exigentes en cuanto a iluminación o riego.

Hay plantas de interior que son muy resistentes y óptimas para cualquier momento del año, así que cualquiera de ellas te vendrá fenomenal para darle un toque fresco y verde a tu oficina.

Colores

En cuanto a los colores, su función en el Feng Shui también es muy importante ya que determinará el ambiente y si las energías serán positivas o negativas. Debes utilizar colores claros, tonalidades neutras, y evitar completamente colores como el rojo o el naranja, ya que distraen y no permiten realizar bien el trabajo. El blanco y el gris son las dos mejores opciones si quieres un espacio de trabajo en el que poder obtener el mayor rendimiento posible.

Con estas claves conseguirás tener lo indispensable para que el Feng Shui sea un éxito y tu oficina pueda aprovechar al máximo todas las energías positivas, y además evitar las negativas.