Claves para conseguir un dormitorio cálido
Todavía no hemos dicho adiós a nuestro querido verano, pero pronto tendremos que recibir al frío, al viento y a las lluvias que nos trae el otoño. Por eso, lo ideal es que vayamos pensando en acondicionar el hogar para los próximos meses que nos esperan, creando espacios cálidos y acogedores.

Uno de las estancias del hogar que más necesita de calidez es el dormitorio, donde pasamos las horas más frías del día. Además, crear una ambientación cálida en esta habitación es fundamental para invitarnos al relax y al posterior descanso. ¿Quieres saber cómo conseguirla? Coge papel y lápiz porque a continuación te vamos a dar unas cuantas ideas que te irán geniales.

En primer lugar, es muy importante la elección de los materiales en cuanto a revestimiento, muebles, cortinas, alfombras y ropa de cama, que deben complementarse entre sí. Uno de los suelos más cálidos es el de madera, sobre todo si la superficie a cubrir es grande. También es recomendable que los muebles sean de madera en acabados naturales (roble, haya, pino, cerezo…), que otorgarán un plus de confort al lugar.

Claves para conseguir un dormitorio cálido
En las paredes, muebles y telas de tapicería lo mejor son los tonos tostados, cremas, marrones, marfiles y blancos, que te ayudarán enormemente a conseguir un verdadero ambiente acogedor. De la misma forma, es aconsejable evitar colores fríos como el azul, verde y morado, para decorar el dormitorio.

En cuanto al textil, con unas mantas gruesas de lana, sabanas de franela y edredones nórdicos conseguirás aumentar la sensación de calidez. Por su parte, las cortinas deberán dejar pasar la luz.
Como buena zona de relax, el dormitorio es el lugar ideal para colocar un rincón de lectura, siempre y cuando tengas espacio. Para conseguirlo, improvisa un pequeño escritorio con un cómodo sillón.