Claves para elegir el mobiliario antiguo para casa
Los muebles de época son un tesoro para los amantes de las antigüedades, y sin embargo si no somos expertos en el tema y queremos hacernos con alguno puede ser muy fácil que nos engañen.

Por eso, antes de ir a buscar una pieza para tu nueva colección particular debes tener en cuenta unas cuantas ideas que te guíen para que el vendedor no pueda jugar con ventaja.

Lo principal es que te informes un poco de qué estilo había en cada época para reconocer las líneas generales de cada una de ellas; esto, como mínimo, te dará confianza y una base sobre la que negociar. Aquí tienes algunos factores que te ayudarán a diferenciar un mueble de época original de otros que no lo son:

Los muebles antiguos pueden apreciarse a primera vista por su aspecto frágil y desgastado por el tiempo especialmente en aquellas zonas que han tenido más uso como los brazos de los sillones o las esquinas de las cajoneras, por ejemplo.

Si puedes hazte con una lámpara de rayos ultravioleta para determinar si el mueble ha sufrido restauraciones posteriores, pues con esta luz podrás analizar si se trata de cola moderna (sensible a sus rayos) o cola antigua, que es más opaca.

Además de su estilo, fíjate en los moldes y en las formas del mueble; si son realmente antiguos lo más probable es que sean irregulares por casi todas sus partes puesto que se hacían de forma manual y sin ayuda de las máquinas, que dejan líneas regulares, suaves y definidas. Así que ya sabes, las irregularidades son la prueba definitiva.

Los herrajes son también muy importantes para determinar si un mueble es de época o no lo es, pues cada pieza muestra unas características en función de su época (los tornillos, las bisagras, los clavos…). Para recibir más pistas observaremos los tiradores; los primeros se fijaban con una chaveta (pieza que se introducía por el agujero practicado en el cajón y luego se abría y remachaba), pero desde el siglo XVII se fijan con tuercas o tornillos que con el tiempo dan un aspecto ennegrecido o manchado alrededor de la zona.