Claves para la decoración de estilo escandinavo
El estilo escandinavo, también llamado estilo nórdico, es uno de los que más fuerte están pegando en los últimos años, y actualmente es tendencia en todo tipo de espacios. Se destaca por utilizar mucho el color blando, los muebles ligeros y la madera, tanto en el mobiliario como en suelos y paredes. Sus ambientes son muy sencillos y aportan tranquilidad, te sientes realmente bien en ellos.

Su éxito se debe principalmente a la delicadeza de los colores que utiliza, la calidez que trasmite y la sencillez que adquiere cualquier estancia en la que se aplique. Es curioso, pero en nuestro país tiene mucho éxito, cuando en realidad no compartimos muchas similitudes con los países nórdicos, ya que estamos muy distantes en clima, estilo de vida y costumbres, por ejemplo.

Un estilo muy práctico

Claves para la decoración de estilo escandinavo
Este estilo se destaca por aportar mucha practicidad, ya que busca espacios que no solo sean bonitos, también los quiere despejados y funcionales. Hay muchos estilos que llenan de cosas una estancia, pero en este caso es todo lo contrario, será suficiente con colocar los muebles y accesorios justos y necesarios. Cuida mucho que los muebles no estén sobrecargados, ha de verse una estancia muy limpia, despejada y funcional.

Aprovechar la iluminación

Una de las claves más importantes de este estilo es aprovechar al máximo la iluminación natural, potenciándola todo lo que puedas para que se vea una estancia blanca y luminosa. Como en los países nórdicos los inviernos son muy largos y oscuros, en la decoración consideran vital sacarle partido a cada rayo de sol que pueda haber, por lo que utilizan cortinas ligeras y transparentes, o directamente no las utilizan.

Claves para la decoración de estilo escandinavo

La luz artificial tiene también una gran relevancia, algo lógico dada la oscuridad de sus países de origen. Se cuida mucho el detalle de poner lámparas, especialmente si son a diferentes alturas para que no falte luz en ningún lugar de la estancia. Las velas son un recurso excelente a nivel decorativo y también para iluminar.

¡Triunfa el blanco!

El blanco es el color sobre el que se debe centrar la decoración, ya que aporta mucha calidez al ambiente de cualquier estancia. Lo más habitual es utilizarlo en techos, paredes y suelos, dando pie así a que los complementos sean en otros colores. Los muebles pueden ser en blanco o en otro color, según el contraste que quieras lograr. El negro y el gris son los más utilizados para combinar. Si no quieres que el blanco sea el protagonista, debe serlo otro que tenga tonalidad pastel para que el resultado sea igualmente ligero.

Materiales

Claves para la decoración de estilo escandinavo

Si hay un material que no puede faltar en el estilo escandinavo, la gran estrella, es la madera. Se utiliza tanto en muebles como en suelos, e incluso puedes recurrir a ella en complementos. Tiene que ser una madera clara, como la haya o el abedul, ya que son las más propias de esa zona. El acabado tiene que verse muy natural, y puedes combinarla con fibras naturales, piedra o metal para lograr un contraste muy decorativo.

Mobiliario

Destacan los muebles sencillos, modulares y funcionales, sea cual sea la estancia en la que se van a ubicar. Últimamente está creciendo el interés por añadir elementos retro a este estilo, especialmente en sillas. También encajarán muy bien piezas de estilo industrial, que tan de moda está actualmente.

Claves para la decoración de estilo escandinavo

Textiles

Por último, los textiles, que tienen muchísima importancia en este estilo, ya que suelen ser los encargados de darle color al ambiente. Además, contribuyen a que la casa sea más cómoda y tenga calidez, algo fundamental en la zona nórdica. Triunfan los estampados geométricos, especialmente franjas y triángulos.

Un estilo que sin duda te aportará mucho, ¿te atreves a probarlo en alguna estancia?