Claves para la iluminación en el hogar
La iluminación es uno de los elementos más importantes del diseño puesto que influye en la manera en la que percibimos las cosas. Vivir o trabajar en un lugar oscuro nos vuelve más pesimistas, mientras que estar en un lugar con una buena iluminación puede mejorar nuestro estado de ánimo o transmitirnos sensaciones.

Además, la iluminación ayuda a conseguir atmósferas determinadas en función de lo que deseemos en cada momento. Si queremos motivación e inspiración, lo mejor será correr las cortinas y permitir entrar a la luz natural por todas nuestras ventanas, mientras que para un ambiente íntimo y romántico sería ideal utilizar la tenue luz de las velas, por ejemplo.

Como ves, la luz y la iluminación son esenciales a la hora de ambientar nuestra casa y de reforzar también cada tipo de decoración.

El primer consejo es siempre aprovechar al máximo la luz natural para iluminar nuestras estancias, así que libra de demasiados objetos o muebles cargantes la parte más cercana a la ventana e intenta dejar espacios amplios en los que pueda penetrar más la luz. Procura que tus cortinas ayuden también a transmitir esta luz, que es especialmente débil en invierno. Ten en cuenta que los colores de las paredes son también transmisores de luz; los colores claros son los que dan más luminosidad a las habitaciones.

En cuanto a la luz artificial o eléctrica, cada lugar de la casa puede tener una pauta diferente. En la cocina, el baño o lugares como la oficina, es preferible utilizar luces muy blancas que permitan ver a la perfección las tareas que llevamos a cabo. Sin embargo, para salones y habitaciones la luz debe ser un poco más tenue, dulce y relajante, puesto que son los lugares pensados para el descanso. Sin embargo, un buen recurso para poder controlar el grado de luz que quieres es colocar luz modulable en estas estancias, para iluminarlas según te apetezca.

Finalmente, te recomendamos el uso de las velas para crear ambientes muy íntimos gracias a la tenue luz que transmite y a su perfume (en el caso de velas perfumadas, por supuesto). Se trata de una iluminación que utilizamos más frecuentemente como decoración que no obstante debes tener muy presente.