Claves para un hogar confortable
Tu hogar es tu refugio de paz y tranquilidad frente al mundo exterior, ese lugar de intimidad en el que solo tú decides cómo son las cosas y qué hay que hacer en cada momento.

Conseguir un hogar confortable, bonito y acogedor no tiene porque ser tarea difícil y, sin embargo, podríamos encontrar miles de casas con un diseño que no repara demasiado en detalles que hagan sentir bien a sus habitantes.

Si vas a decorar o redecorar tu hogar y no quieres cometer errores toma nota de algunas de estas claves decorativas:

Claves para un hogar confortable
1. ‘Menos es más’ es uno de los principios para conseguir hacer de nuestro hogar un lugar tranquilo y acogedor. No abarrotes las estancias con muebles, complementos y piezas decorativas más allá de lo necesario, y limítate a decorarlas con algunos caprichos que puedan darles personalidad y más vida.

Si con los años esto ya ha ocurrido en tu hogar, plantéate un día de limpieza y deja lo imprescindible para crear espacios limpios y luminosos.

2. El salón es el punto de encuentro del hogar, por lo que debe ser una de las estancias que decores con más mimo. Controla muy bien que exista un equilibrio en la balanza entre decoración y comodidad, pues este espacio será el más utilizado tanto por nosotros mismos como por nuestras visitas y por tanto debe ser confortable y acogedor casi para todos los gustos.

Ten en cuenta los consejos del Feng-shui para decorar el salón y seguro que conseguirás acercarte más a este concepto del living perfecto.

3. Los elementos naturales son una excelente manera de llenar de alegría y de frescura el ambiente de cualquier estancia. Lo mejor es utilizar siempre que puedas plantas y flores frescas para la decoración, aunque si no es posible también puedes recurrir a otros elementos como cuadros, stickers u objetos que evoquen a la naturaleza para conseguirlo (flores, bambú, paisajes, etc.).

4. En cuanto a los colores, lo mejor es evitar las estridencias que podrían crearnos un estado en el que relajarse sería una difícil tarea. Recuerda que los tonos cálidos (como el amarillo, el naranja o el rojo) son los que mejor funcionan en la creación de atmósferas acogedoras.

5. Da un toque personal a la decoración: Integra con gracia en el diseño de las estancias algunas fotografías familiares, recuerdos de tus viajes u objetos de tus aficiones para crear tu propia marca en ellas.

¿Se te ocurren más ideas? No dudes en contarnos cuáles son tus trucos para conseguir un hogar confortable y acogedor.