Cocinas blancas
Los interiorismos en blanco se han convertido en una de las grandes tendencias decorativas de los últimos años, y es que este color es un gran aliado para crear espacios más amplios, luminosos y frescos.

Esto es justo lo que necesita uno de los lugares de trabajo más importantes del hogar: Tu cocina. Tranquila, porque lo que hace unos años parecía inconcebible es a día de hoy más que posible.

No vamos a negar que es cierto que una cocina blanca puede ensuciarse con más facilidad que otra en cualquier otro color, pero los beneficios que obtenemos a cambio son incluso más importantes.

Cocinas blancas
Lo mejor de la utilización de este color es que, sea como sea, transmitirá pulcritud a los ambientes. No obstante, el estilo por el que te decidas dependerá de tus propios gustos y también del estilo general de la decoración de tu hogar: Si adoras los clásicos y románticos ambientes algo campestres debes apostar por los muebles de madera pintados en blanco, especialmente los que juegan con los decapados y los desgastes en la superficie.

Cocinas blancas
En estos ambientes un tanto vintage podrás combinar los muebles con elementos de materiales como la forja o el vidrio en complementos, colocar algunos cuadros en marcos rústicos que vayan con la temática de la estancia o colocar flores frescas y plantas por la estancia, por ejemplo.

Cocinas blancas
Si tu hogar es más contemporáneo lo mejor es que te hagas con muebles lacados y brillantes en blanco, que además de dar un toque chic a la estancia son funcionales y fáciles de mantener y limpiar). En este caso, los detalles de los muebles en aluminio completarán este espacio más futurista de increíble pulcritud.

No olvides no abarrotar estas cocinas algo minimalistas con elementos innecesarios, e intenta darles alegres toques de color con tonos como el verde pistacho, el rojo o el violeta, por ejemplo.

Por último, si quieres que la estancia luzca al 100% no debes olvidarte de la luz natural, que podrás potenciar a través de los textiles, el color de las paredes o la ubicación de los muebles y complementos en el espacio.