Cocinas de acero y madera
Por suerte, cada vez son más las propuestas que, tanto arquitectos como diseñadores de interiores, nos acercan para poder disponer en nuestro hogar de una cocina que no sólo sea amplia, sino que su distribución sea enormemente funcional y que, gracias a ello, nos facilite todas las tareas que en ella llevaremos a cabo. Si a todo lo anterior le unimos la belleza que ciertos materiales le otorgan a esta estancia, nos encontramos con una cocina amplia, luminosa y moderna, como la que hoy te muestro en la fotografía, que además de muy estética, también resulta muy acogedora, gracias a la perfecta combinación de la madera clara y el acero.

En este caso, la madera elegida no es la oscura, ya que ésta suele dejarse para cocinas a las que se les quiere dar un aire más rústico, y no para elaborar un mobiliario tan lineal y moderno como el que aquí te muestro. Del mismo modo, los tonos claros siempre favorecen una mayor sensación de luminosidad, aspecto que se hace aún mayor al entremezclar puertas ciegas con otras de cristal semitransparente; y todo ello reforzado por los reflejos que produce el acero, que actúa a modo de espejo.

Asimismo, la elección de la distribución de dónde debe colocarse cada uno de estos dos materiales, no cumple sólo una función estética, sino que sigue la norma de higiene y también de perdurabilidad que más favorece a cada módulo concreto del mobiliario de cocina. El acero, por ejemplo, debajo de los hornillos, soporta mejor la temperatura y también cogen menos grasa; así como en los fregaderos, no se cala de humedades difíciles de secar y que favorecen un poco saludable intercambio de bacterias entre alimentos.

Del mismo modo, la mayoría del total del conjunto está elaborado en madera, lo que también te facilita la limpieza diaria de la cocina, ya que el acero se ciñe a unos productos específicos y su mantenimiento es bastante más laborioso.