Cocinas en blanco y negro
Si habéis echado un vistazo a las revistas y pasarelas de moda de esta temporada, probablemente os haya llamado la atención la gran presencia que el contraste blanco/negro tiene en la ropa que viene para los próximos meses. Es un contraste que no tiene medida: o te gusta o lo aborreces. A mí me gusta, lo confieso… Como todos sabemos, lo que aparece en moda también suele reflejarse en decoración, y esto se nota en ambientes como las cocinas que os enseño.

¿Cómo conseguir que una cocina en blanco y negro no resulte demasiado exagerada, o tal vez aburrida? Con toques muy especiales y fáciles de conseguir. Tomad nota:

Suelo de madera y alfombras

En esta cocina de Ikea, que se ha retratado desde un original punto de vista cenital, el diseño es súper sencillo. Muebles blancos y encimera negra: de toda la vida. ¿Cómo podemos animar un ambiente tan “visto”? Pues en este caso se ha apostado por intervenir en el suelo. Un pavimento de madera o que imite este material aportará calidez y originalidad al espacio, y más aún si es de tono claro. Podéis colocar una tarima laminada, o mucho más fácil: un suelo de lamas autoadhesivas, que se pegan directamente sobre la baldosa. Y como toque especial, las alfombras clásicas… Por supuesto, sólo si la cocina tiene poco uso.

Toques de rojo pasión

Cocinas en blanco y negro
Os presento mi cocina preferida. Es un diseño de Conforama y en este caso, los muebles son negros y la encimera gris. El blanco se reserva al salpicadero, pintado con pintura resistente y lavable, y al suelo de cerámica. Lo más interesante son los toques en rojo, tan fáciles de conseguir: un cuadrito que podéis hacer con piezas de DM, pintura negra y roja y pegatinas de caracteres orientales, y dos jarrones estilizados de cerámica con flores rojas (buscadlas de tela en tiendas especializadas; son bonitas y duran para “siempre”).

Gris medio y moldura original

Cocinas en blanco y negro
La tercera opción también nos llega de la mano de Conforama. En este caso, los muebles “blancos blanquísimos” se combinan con paredes grises, un tono de moda que sustituye en este caso al negro. En esta cocina casi todo es blanco, hasta el suelo, excepto la campana de acero: es un derroche de luminosidad. El detalle de la moldura plateada del techo me encanta: podéis hacer algo parecido pintando listones de madera con esmalte metálico y pegándolos al techo con adhesivo de montaje. Industrial y original…