Cocinas invisibles
Alquilar o comprar un loft se ha convertido en una auténtica moda, y es que este tipo de pisos sin paredes divisorias son lo último en arquitectura, decoración e interiorismos.

Sin embargo, hay cosas que muchos todavía no logramos entender… ¿Es posible soportar que tus vistas desde la cama sean los fogones de la cocina? ¿Es necesario que toda la casa huela a comida por la falta de separación por zonas?

Si estas eran algunas de tus grandes preocupaciones puedes estar tranquilo, porque hoy te proponemos una buena solución: las cocinas ocultas.

Se trata de unas cocinas tan normales como cualquiera de las que hemos visto hasta el momento… Hasta que dejamos de verla: unas puertas correderas o de acordeón se cierran para ocultar la cocina a la vista y dejar una superficie lisa de lo más sencilla y un espacio elegante y libre de electrodomésticos o cacharros.

Cocinas invisibles
El resultado sería una especie de cocina guardada en un armario, por lo que resultaría tan útil como cualquiera de las tradicionales (tiene los mismos armarios, cajoneras, electrodomésticos, etc.) pero más agradable visualmente en tanto que todos sus elementos resultan casi inexistentes durante el resto del día.

¿Una desventaja? ¡Para hacerte un simple café puede que tengas que desmontar todo el tinglado!

Precisamente por eso puedes encontrar diferentes estilos y diseños, desde los que cubren el espacio por completo con grandes puertas hasta los que por funcionalidad dejan los elegantes electrodomésticos de acero al aire libre o los que se hacen de electrodomésticos panelables que disimulan del todo su presencia con un estilo camaleónico que se integra a la perfección.

Las puertas pueden ser de metal, de cristal o de madera en función de tus gustos y por supuesto también del resto de la decoración, con la que debe ir en consonancia; aunque la madera es más elegante, lo cierto es que a nivel práctico los otros dos son más fáciles de limpiar y no se deterioran demasiado.