Cómo colocar una pared de pladur
El pladur es un material excelente para aislar las paredes de las temperaturas externas, especialmente el frío que, además, en muchas ocasiones provoca humedades en el hogar. Para no meterte en mucha obra, lo mejor es apostar por una pared “falsa” que te aísle del exterior, y la mejor opción es sin duda una pared de pladur.

Es un material muy popular que incluso se utiliza también para fabricar falsos techos. En cualquier caso, es una alternativa excelente a una obra más engorrosa y complicada, siendo además muy resistente por el yeso que contiene. Además, hay muchos tamaños y espesores, por lo que se adaptará perfectamente a cualquier espacio.

Materiales

Lo primero que necesitas es conseguir una serie de materiales para poder realizar todo el trabajo con eficacia:

– Placas de pladur (12-13 milímetros de grosor)
– Cúter
– Sierra
– Yeso adhesivo
– Masilla
– Nivel
– Lija
– Cinta tapajuntas

Preparación de la pared

Limpia y seca la superficie, asegurándote que no queda nada de suciedad. Si es una superficie porosa, lo más recomendable es humedecerla media hora antes de poner el pladur.

Cortar los listones

Cómo colocar una pared de pladur
Haz las marcas con el cúter para cortar los listones, que sean profundas y en la zona exacta. Haz el corte con un golpe seco y así será limpio. Si el contorno del listón es curvado, lo más recomendable es que utilices una sierra para poder hacer el corte de manera precisa.

Colocar el pladur

Aplica una buena cantidad de yeso adhesivo y coloca encima la placa de pladur, nivelando con exactitud para comprobar que la colocación es correcta. La primera placa que coloques te servirá también como referencia para los demás listones que vayas a colocar, que deberán ir bien juntos.

Sellar la pared

Una vez que has colocado todos los listones, aplica la masilla en la zona de las juntas y pon también un poco de cinta tapajuntas para que quede mucho mejor. Después de poner la cinta, aplica más masilla y deja que se seque, quedará perfecto.

Últimos detalles

Cuando se haya secado la pared, retira los restos con una lija y, posteriormente, dale una capa de imprimación, así después podrás pintarla o empapelarla. Puedes darle un par de manos si quieres, el proceso una vez seco el pladur es el mismo que con cualquier otra superficie.