El color chocolate en habitaciones

El marrón es uno de los colores que más elegancia y versatilidad puede dar a nuestra vivienda. Sugiere comodidad y equilibrio y podemos conseguir con este tono diseños con mucho acierto.

Una de sus variedades es ese marrón conocido popularmente como chocolate, ese tono oscuro que nos hace pensar en una taza humeante de cacao. Es uno de los marrones más deseados, es elegante y capaz de crear una atmósfera especial. Lo recomendamos, especialmente, para salones amplios y luminosos – al ser un color oscuro, quita la luz más que las paredes blancas- o para habitaciones. Si te sientes atraído por este color, pero quieres saber cómo usarlo y no fallar, te encantarán esta serie de consejos para decorar con chocolate.


El color chocolate en habitaciones

En las paredes

Sin duda, se trata de una opción muy elegante para pintar las paredes, aunque tenemos que intentar no restarle luz a la estancia. Quedaría muy bien en salones con grandes cristaleras y podemos optar por pintar sólo una pared con este tono y dejar las demás en tintes claros para no comprometer la luminosidad. Si escoges este brillante tono para algunos de tus muros, te recomendamos el uso de muebles blancos (también considera el color marfil, beige o canela, siempre en tonos claros, aunque el contraste con el blanco queda muy bonito). Es decir, estanterías, murales, lámparas o sofás blancos y complementos en color café, marrón africano o beige. En cualquier caso, elige siempre un tono de marrón más suave. Para darle un aspecto más animado o juvenil, integra pequeños detalles en colores vivos.

Lo más positivo de este color es que no es tan oscuro como el negro (sólo recomendado en paredes de estancias muy luminosas), al tiempo que aporta la viveza de los tonos rojos y anaranjados, pero siendo un tono mucho más sobrio. Si lo que buscas es un ambiente que rezume elegancia, combínalo con diversos tonos de marrón más claros, o tintes entre el banco y el marrón, como el arena, el crema o el café con leche. Para un ambiente más vivo, apuesta por naranjas, verdes, azules, incluso fucsias. Aunque hemos dicho que el color chocolate en paredes va muy bien en salones y dormitorios, en la cocina también es una apuesta segura, así como en salitas, como por ejemplo, en la sala para tomar el té.

El color chocolate en habitaciones

Una opción que te recomendamos que pruebes en el dormitorio es dividir en dos la pared del cabecero de la cama (la más importante en habitaciones para el descanso) y pintes en chocolate sólo una de las mitades, dejando la otra en color canela, melocotón o marfil. Esta opción conseguirá un aspecto muy sofisticado en tu dormitorio.

El color chocolate en habitaciones

Este color puede ser fácilmente combinable con muchos estilos: puedes crear una estancia que sugiera tranquilidad y clasicismo, también evocar el minimalismo y adaptarla para estancias más juveniles con tonos en vivos colores.

En los muebles

Otra opción es apostar por los muebles en este tono cacao. En este caso, no recomendamos las paredes en el mismo tono ni en colores oscuros, pues daría como resultado una estancia aburrida, sin contrastes y exenta de luminosidad. Si te gusta el tono chocolate para tus muebles, deja las paredes en color blanco, claro o pastel, siempre jugando con el contraste que hemos descrito en el punto anterior, pero a la inversa. Por ejemplo, puedes elegir una combinación en blanco brillante y azul muy claro para las paredes. Los colores fríos combinaran muy bien con los muebles chocolate. Además, los adornos y complementos que vayan a estar cerca de la pared, también deben ser claros y brillantes; como cuadros, espejos, lámparas, murales, revisteros… etcétera.

El color chocolate en habitaciones

También puedes integrar muebles en colores igualmente claros para complementar a los marrones. Por ejemplo, si tenemos los sofás en tono chocolate, no es mala idea elegir una o dos meses o alguna butaca en marfil o crudo. Igualmente, los complementos tienen la posibilidad de contrastar con este bonito tono: cojines claros, en tonos pasteles, dando la nota de color con un verde pistacho o similar. En general, añadir toques de color a esta mezcla del tono chocolate y el color claro dará como resultado un conjunto mucho más moderno.

Otra recomendación es utilizar grandes espejos, especialmente si la estancia no tiene cristaleras. Esto la hará parecer más espaciosa y le sumará elegancia.

El color chocolate en habitaciones

En este tipo de decoración, quedan muy bien los elementos naturales, como flores y plantas. También elementos de mimbre e incluso algún mueble en madera, sin abusar e intentando que el color de los mismos vaya con la esencia del conjunto.

En resumen, para decorar con este tipo de marrón, debemos:

– Jugar con los contrastes. La nota oscura, ya sea en muebles o en pared, ya la da el tono cacao. Así pues contrastaremos con blancos, canelas, marrones mucho más suaves y menos rojizos, y colores crudos.

– Podemos incorporar tonos pasteles, verdes o azules, en general colores fríos para una estancia menos clásica.

– Los muebles igualmente deben de ser blancos o claros. No es conveniente incorporar negros ni marrones oscuros.

– No olvidar dar un toque de color, excepto si se está buscando una habitación de un estilo muy clásico o sobrio.

El color chocolate en habitaciones

– Combinar diferentes materiales: detalles de madera, distintas telas, mimbre, etcétera.

– Que la propia luz natural sea parte de la decoración. Este color en paredes es ideal para estancias con grandes ventanales o cristaleras. Es recomendable en sitios espaciosos y luminosos.

– Aunque es apta la incorporación de detalles, no conviene recargar. Pintar las paredes en un tono oscuro puede dar una sensación de menos amplitud si lo llenamos de muebles y objetos.

– Para dar un tono más romántico o infantil, integra rosas suaves, morados pastel y blancos.

El color chocolate en habitaciones

– Los tonos dorados, aportarán glamour adicional.

El color chocolate en habitaciones

¿Te gustaría apostar por este tono para la decoración de habitaciones?