Color negro para el dormitorio infantil
El color negro es un color que siempre se ha pensado que se debe evitar en los dormitorios infantiles. Los dormitorios infantiles tienen que ser lugares donde los niños se sientan bien, con alegría, con energía, donde su creatividad no se vea perjudicada ¡más bien potenciada! La decoración y los colores juegan un papel primordial en todo esto que te acabo de comentar.

Pero entonces, ¿el color negro es una buena o una mala opción? Es más que probable que estés pensando ahora mismo que el color negro debe estar desterrado de cualquier dormitorio infantil, y no te voy a quitar razón ¡ni mucho menos! Únicamente quiero que te des cuenta que no es tan malo decorar con el color negro siempre y cuando se tengan en cuentas algunos detalles.

El color negro como dominante… ¡ni hablar!

El color negro nunca podrá ser el color dominante de un dormitorio infantil puesto que de este modo se convertiría en una estancia demasiado oscura, tenebrosa y además, puede afectar negativamente al estado de ánimo de los niños y por si fuera poco, también puede afectar al desarrollo de su imaginación y creatividad.

El color negro en ningún caso podrá ser el color dominante de un dormitorio infantil, porque los niños necesitna color, alegría y sobre todo vitalidad.

Color negro para el dormitorio infantil

El color negro en los detalles… ¡adelante!

En cambio el color negro puede ser una buena opción en la decoración del dormitorio infantil siempre que al niño/a le guste este color y cuando esté destinado únicamente en los pequeños detalles o como mucho como color secundario. Para que este color no afecte negativamente al niño resulta primordial que se combine con el blanco como color dominante y que además también puede ser combinado con colores suaves como por ejemplo tonalidades neutras o pastel.

Ideas de color negro en el dormitorio infantil

Algunas ideas para poder incorporar este color en el dormitorio infantil es hacerlo en pequeños detalles como por ejemplo los pomos de las puertas de los armarios, en una pared de acento, los tiradores de los cajones, las lámparas de luz o flexos, algún vinilo decorativo, una pequeña alfombra, textiles complementarios como por ejemplo las fundas de los cojines, algún peluche de encima de la cama, objetos decorativos de pequeño tamaño, etc.

¿Te gusta el color negro para decorar el dormitorio infantil? ¿Crees que podría afectar negativamente a su estado de ánimo? ¿Es mejor que esté el color negro en pocas dosis? ¡Cuéntanos tu opinión!