Colores para dormitorios infantiles
Cuando de decorar habitaciones infantiles se trata, podemos dejar volar tranquilamente nuestra imaginación. Los niños deben criarse en ambientes que sirvan para desarrollarse mentalmente y los colores pueden influir considerablemente en esto.

En los dormitorios infantiles podrás experimentar y divertirte con los colores, ya que los niños adoran los tonos brillantes y la variedad. Solo tendrás que encontrar el color que mejor vaya con la personalidad de tus hijos y, por eso, es muy importante que consultes con ellos la paleta de colores que utilizarás. A continuación vamos a darte consejos sobre los diferentes colores que puedes utilizar en las habitaciones de tus hijos.

Si tienes una niña, seguramente habrás pensado en decorar su habitación de rosa. Aunque sea un poco cliché, puedes jugar con los tonos rosados y utilizar diversos matices como, por ejemplo, combinar el rosa pálido o el blanco. Por otro lado, el rojo es bastante complicado de utilizar, ya que si es muy brillante puede ser abrumador y si es demasiado profundo puede llegar a oscurecer la habitación. Procura no pintar toda la habitación de este color, sino una pared o dos. Podrás contrastarlo con juguetes y objetos decorativos divertidos.

Colores para dormitorios infantiles
Los pasteles son tonos ideales para crear una atmósfera de relajación y calma, por lo que son perfectos para las habitaciones de los bebés. Sin embargo, el naranja es muy adecuado para los niños que van a atravesar la preadolescencia. Se trata de un color divertido que funciona tanto para niños como para niñas. Podrás contrastarlo con blanco, negro, gris e, incluso, azul.

Colores para dormitorios infantiles
El amarillo es el color ideal para todos los niños, sin importar su género. Además, podrás utilizarlo en muchos tonos. Por último, puedes optar por una decoración multicolor, aunque combinándolos en forma de bloques definidos en compañía de tonos neutros.