Colores para el dormitorio de matrimonio
Decorar la habitación de matrimonio puede parecer uno de los trámites más fáciles de la decoración del hogar y, sin embargo, a menudo también supone grandes quebraderos de cabeza a la pareja: si en otras estancias uno u otro puede tomar la decisión, este será el lugar más íntimo y personal de los dos y por tanto será fundamental que en él se conjuguen las ideas y necesidades que satisfagan a ambos.

Más allá de los gustos de cada uno de vosotros, una buena forma de ponerse de acuerdo es tener en cuenta cuáles serán aquellos colores que realmente sean apropiados para favorecer el descanso y la armonía en el dormitorio.

¿Necesitas ayuda con esto? Aquí te dejamos algunos consejos, así que toma nota y plantea la idea a tu pareja.

Colores para el dormitorio de matrimonio
La cuestión del color depende en primera instancia de los gustos de la pareja y también del estilo decorativo que se haya cogido para la estancia en concreto, pues las cuestiones de estilo y color a menudo van íntimamente ligadas.

Además de esto, no obstante, hay que tener en cuenta cómo nos harán sentir ciertos colores: teniendo en cuenta que se trata de un espacio para el relax, lo mejor será apostar por tonos tranquilos y nada estridentes de aquellos que podrían acelerar nuestro sistema nervioso e impedir un descanso total. A modo de ejemplo, aunque el rojo y el naranja son tonos muy energizantes que alegran la vista no resultarán demasiado adecuados para el relax.

Colores para el dormitorio de matrimonio
Los tonos suaves, los oscuros, los colores naturales y toda la gama de los pastel, sin embargo, siempre son buenos aliados para garantizar un ambiente sosegado: suaves amarillos, tonos arenosos, azul celeste, crema… ¡tienes un montón de posibilidades entre las que elegir!

Para acabar, cabe decir que a pesar de que el blanco es un color fenomenal para ampliar visualmente las estancias y aportar luz también puede ser tan excesivamente claro y reflectante como para incomodar. Precisamente por eso, este color tan neutro podría resultar tan inquietante como cualquiera de los intensos colores que te mencionábamos un par de párrafos atrás.