Colores para la decoración de Navidad
Apenas queda un mes para la época más mágica del año y nosotros, deseosos de que por fin lleguen las fiestas de Navidad, no dejamos de pensar en qué novedades integrar este año para sorprender a familia y amigos.

Sin embargo, más allá de la decoración en sí misma existe una cuestión de base que todavía muchos se toman a la ligera y que podría suponer un error que lleve a pique tus esfuerzos desde el primer momento: el color.

De acuerdo, todos sabemos que el verde, el rojo, el negro, el dorado o el plata son los tonos más habituales para la decoración en estas fechas, pero… ¿Cómo utilizarlos?

En primer lugar debes tener en cuenta el estilo que prefieres para tu decoración de Navidad: si quieres hacer de tu hogar un espacio familiar y acogedor deberás apostar por la combinación roja y verde con notas plateadas, pero para un espacio elegante y sofisticado es preferible apostar por el negro con toques de color en rojo o con otros más brillantes como el plata y el dorado.

En cuanto al uso de estos últimos debes saber que, aunque hace unos años se utilizaban como base de la decoración navideña, a día de hoy pueden resultar un tanto cargantes y poco elegantes si no sabemos cómo utilizarlos. Evita los excesos, apuesta por los tonos mate en vez de los brillantes y utilízalo más a menudo como una chispa brillante complementaria que dé magia al resto de tu decoración.

Tras estos consejos acerca de cómo utilizarlos pasemos a la cuestión fundamental de dónde emplearlos: bolas para el árbol de Navidad, mantelerías, centros de mesa con flores y velas, espumillón, calcetines para los regalos o figuritas decorativas son solamente algunos de los muchos elementos que llenarán tu hogar de color durante estos días.

Un último consejo: establece unos límites si no quieres que tu hogar pierda la elegancia y se transforme en un circo durante las fiestas.