Los colores más relajantes para decorar un dormitorio infantil
La elección de los colores es muy importante a la hora de decorar cualquier estancia, y mucho más si se trata de un dormitorio infantil. En estos casos, tienen que ser colores relajantes, que inviten al niño a estar tranquilo, evitando colores llamativos que pueden disparar su energía y ponerlo nervioso, especialmente cuando llegue la hora de dormir.

Si quieres que tu peque tenga su habitación en colores relajantes, los más adecuados son verde, violeta, rosa palo o azul celeste, entre otros. Estos colores son especialmente recomendables para niños inquietos y nerviosos, niños a los que les cuesta concentrarse y que se distraen mucho. Otros colores pueden alterarles aún más, como por ejemplo el rojo o el naranja.

Colores a elegir

Los colores más relajantes para decorar un dormitorio infantil
En cualquier momento de nuestras vidas, los colores del dormitorio influyen mucho en nuestro estado de ánimo y comportamiento. Es por eso que ya desde bebés se recomiendan colores que fomenten la tranquilidad y la relajación. Celeste, rosa palo, violeta, vainilla, verde clarito… son colores cuyas tonalidades son perfectas para un dormitorio infantil, para utilizarlos preferentemente en las paredes. Claro está, el blanco es también una apuesta segura, tanto solo como combinado con otros.

Los colores relajantes tienen que predominar en la habitación, ser los grandes protagonistas, solo así se conseguirá el efecto deseado. Veamos con detalle lo que puede aportar alguno de estos colores:

Los colores más relajantes para decorar un dormitorio infantil
– Verde: en una tonalidad pastel, el verde no solo relaja, también aporta armonía, calma y tranquilidad. Hace que todo fluya mejor, y eso es de gran ayuda para el sistema nervioso del niño.

– Violeta: además de tranquilidad y calma, es excelente si quieres aportar creatividad e inspiración. Es un color muy dulce, muy bonito, que permite excelentes combinaciones con otros colores o con tonalidades más oscuras del mismo color.

– Azul celeste: al ser una tonalidad fría, hace que los niños se calmen y se relajen, además de incitar al sueño. El azul es recomendable utilizarlo en tonalidades pastel para que el dormitorio tenga un efecto sedante, ideal especialmente para los primeros años de vida del bebé.

Los colores más relajantes para decorar un dormitorio infantil
– Rosa palo: el rosa produce prácticamente los mismos efectos que el azul, siempre y cuando se utilice también en tonalidades claritas, es decir, en las conocidas como pastel.

Colores a evitar

En lo referente a los colores que es mejor evitar en los dormitorios infantiles, deben ser los más vivos, como el amarillo, azul eléctrico, rojo o naranja. Puedes utilizarlos en detalles, pero nunca en paredes o muebles, ya que le quitarían toda la tranquilidad a la estancia.