Combinar colores en las paredes
A veces buscamos desesperadamente maneras de innovar en la decoración de nuestro hogar: mobiliario, complementos, textiles… Y sin embargo, no siempre pensamos en dar un toque de color al diseño gracias a los contrastes de color en las paredes, que son una excelente manera de dar un toque distinto.

Si quieres algunas ideas para impactar con tus paredes, toma nota de algunas de estas ideas que pueden servirte tanto para ambientes formales como informales.

Para las estancias más serias puedes emplear técnicas que den un acabado rústico a las paredes como el gotelé, el estucado o mediante el uso de pinturas con textura (como las arenosas), que suelen aceptar la combinación de más de un color sobre la superficie.

Si te gusta la idea de mezclar sin contrastes demasiado radicales pero buscas un toque más actual y moderno, puedes emplear técnicas como el esponjado o el trapeado.

Para los que buscan contrastes más radicales, nada mejor que el uso de dos colores planos combinados sobre la pared. Esto se puede hacer de muy distintas maneras, por lo que puede que incluso a ti se te ocurra alguna forma más original de hacerlo… No obstante, puedes utilizar algunas de las ideas que te proponemos a continuación:

– Contraste entre paredes: Puedes pintar alguna de las cuatro de paredes en un tono más oscuro que contraste con los claros de las otras tres superficies.

– Contraste de dos colores en horizontal: Traza una línea recta a media pared (a la altura de la cadera o la cintura, aproximadamente) y escoge un color oscuro para la parte inferior y una más clara para la superior (nunca al revés).

Destacar superficies: Los espacios de la estancia que sobresalgan como las columnas o las chimeneas, por ejemplo, también pueden ir en un color distinto (más oscuro) que el resto de la estancia.

– Contraste en diagonal: Traza una diagonal en la pared y pinta la mitad inferior en el color más oscuro, tal y como habíamos hecho en el caso de los tonos en horizontal.